No comment (por el momento)

Quien circule por la calle San Roke de Durango puede contemplar un bloque de viviendas donde más de quince carteles, algunos de ellos acompañados de ikurriñas, exigen desde los balcones y ventanas: 'Sederik ez' ('sede no'). En la planta baja del edificio, situado en el portal número 1 de la anexa calle Astxiki, se encuentra la razón de la reclamación: la casa del pueblo. Cinco meses después de que ETA devastara con una bomba la sede socialista local, los residentes han iniciado una protesta, con apenas precedentes en Euskadi y ninguno de este calado público, para que el local sea trasladado de lugar.
El atentado ocurrió alrededor de la medianoche del 9 de julio pasado. ETA arrasó el establecimiento del PSE con tres kilos de explosivos y...

continuar leyendo en elcorreodigitial.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Ágora de Álava

Es la hora del PSOE

Los cuatro grandes retos del socialismo vasco