martes, 23 de febrero de 2010

Se duplica la potencia eólica instalada en Euskadi

Aún teniendo en cuenta la gravedad de la situación y lo mal que lo está pasando muchísima gente, hay quienes ven la crisis como una oportunidad. Evidentemente, la necesidad agudiza el ingenio y, no es menos cierto, que se podrían estar dando las circunstancias para el tan ansiado cambio de modelo productivo. En primer lugar, porque hay una constatación de agotamiento del modelo anterior. Y, en segundo lugar, porque el Estado y las Comunidades Autónomas (particularmente la nuestra) tienen la voluntad de impulsar y regular ese nuevo modelo.

Y en esta realidad hay que situar nuestra apuesta como país por las eólicas. A algunos les parecerá poco el acuerdo alcanzado ayer, a otros les parecerá excesivo. Pero lo cierto es que se produjo el desbloqueo de 14 parques y miniparques para duplicar en unos años la potencia instalada en Euskadi. Creo que es una buena noticia.

Euskadi debe alinearse con el objetivo de la UE a 2020, que busca que 20% del consumo final de energías procedan de fuentes renovables (la eólica es fundamental). Más aún teniendo en cuenta que Euskadi es una sociedad tiene dos características que nos obligan a compartir el fin: muy poblada y muy industrializada.

Al inicio de la presente legislatura partíamos de un no-acuerdo en torno a la implantación de la energía eólica en Euskadi: no-acuerdo dentro del Gobierno Vasco y no-acuerdo del Gobierno Vasco con las Diputaciones(por cierto, las 4 instituciones lideradas por el mismo partido). Por eso el Parlamento pidió y el Gobierno aceptó la paralización de los trámites administrativos para los parques eólicos en junio del año pasado.

En este periodo, el Gobierno ha tratado de definir un Pacto eólico con un doble objetivo: acordar el cierre del primer PTS y poner las bases para el segundo. Y lo ha logrado.

Bajando a lo concreto, bajo mi punto de vista hay dos aspectos clave en el Pacto Eólico que se nos ha presentado, que cumplen el mandato del Parlamento Vasco:
1. Se propone que estos emplazamientos (en Red Natura 2000) sean evaluados en el II Plan Territorial Sectorial de Energía Eólica a elaborar en el próximo futuro (…), y en todo caso después de que se hayan despejado los horizontes de usos compatibles y de gestión de estos espacios tras su conversión en Zonas de Especial Conservación.
2. El resto de emplazamientos incluidos en el vigente Plan Territorial Sectorial de Energía Eólica que no afectan a ningún espacio Red Natura 2000, así como los denominados miniparques, serán sometidos al procedimiento de Evaluación Individualizada de Impacto Ambiental que determinará, en su caso, su idoneidad.

Habida cuenta de la situación de partida, no es poco lo que se ha conseguido por parte del Gobierno: capear el temporal de la paralización administrativa, llegar a un acuerdo dentro del GV entre Industria y Medio Ambiente, llegar a un acuerdo con EUDEL (parece que los municipios no existían para algunos y para algunas cosas) y buscar el acuerdo con las 3 Diputaciones y alcanzarlo con dos de ellas.



Álava es otro tema

Efectivamente, en el acuerdo, por el momento, no está la Diputación de Álava. A pesar de que la parlamentaria nacionalista lo anunció en el debate que tuvimos ayer en el Parlamento, parece que el PNV foral admite el chantaje del único socio de gobierno que le queda, EA (con Mintegi a la cabeza). Veremos hasta cuándo lo aguantan y a qué precio.

+ info en elpais.com y en berria.info

2 comentarios:

Anónimo dijo...

No parece que al diputado de Medio Ambiente le haya hecho mucha gracia http://www.elcorreo.com/vizcaya/prensa/20100225/alava/gobierno-vasco-faltado-respeto-20100225.html

XABIER INTZA dijo...

"La política energética del Gobierno Zapatero y la falta de definición de un marco estable de regulación para la energía eólica a medio plazo, es la gran responsable del parón de la inversión en el sector estatal, acentuando los problemas derivados de la dificultad de financiación. Ello ha generado una caída de pedidos tal que ha obligado a Gamesa a presentar varios ERE, incluido el de extinción de los 150 contratos de la planta de Altsasu, según señaló ayer, el presidente de la compañía vasca fabricante de aerogeneradores, Jorge Calvet.

El máximo responsable de Gamesa confirmó que la decisión de cerrar el centro de producción de palas de Altsasu es irreversible y que se intentará recolocar a la mayor parte del personal posible. Por ahora se especula con la posibilidad de que un 30% de la plantilla podría ser recolocada en las plantas de Imarcoain y Aoiz .

Calvet resaltó los efectos negativos, para la energía eólica, de la creación, por el Gobierno, de un registro de pre-asignación que ha generado una paralización del sector durante ocho meses hasta su resolución definitiva en diciembre.

La puesta en marcha de este nuevo marco regulatorio es lesivo, según fuentes del sector, para los intereses eólicos porque hay proyectos con gran parte de la inversión realizada cuyos promotores - dado que no se va a poder colocar un solo MW eólico más hasta 2012- han paralizado órdenes de compra de aerogeneradores.

Gamesa, según Calvet, también se ha visto perjudicada en los nuevos desarrollos de I+D porque no puede testar en condiciones reales los prototipos de su nuevo modelo G10X, de 4,5 MW de potencia -un gigante con una torre de 120 metros de altura y palas de 60 metros- pues en teoría no se podrían instalar hasta 2012. Ello conllevaría también la necesidad de deslocalizar las labores de I+D+i. En diciembre se anunció el registro de 6.389 MW para ser instalados entre 2010-2012. Teniendo en cuenta que 4.500 ya están construidos, sólo 1.500 MW generarán actividad a la industria de aerogeneradores entre el año 2010 y el 2011. Esto supone una reducción de la carga de trabajo de más del 60%, lo que inevitablemente forzará cierres.

A la vista de esta coyuntura, el presidente de Gamesa, -el tercer mayor constructor del mundo de aerogeneradores, que cuenta con tecnología propia y presente en dos de los mercados mundiales de mayor potencial futuro como son EE.UU. y China-, insiste en solicitar un diálogo con la administración española para que se configure un nuevo plan de energías renovables, con un marco retributivo adecuado, que permita mantener las inversiones en España.

EÓLICA MARINA El Estado es líder mundial en generación y gestión de energía eólica y los cambios normativos del Ejecutivo Zapatero, que ahora quiere potenciar otras renovables como la solar, han creado una gran incertidumbre en el sector, cuya base está en Euskadi, retrayendo inversiones en unos momentos en los que la financiación es escasa. Calvet se mostró muy pesimista respecto a la evolución del mercado español eólico en los próximos meses. "No soy optimista ni para este año, ni para el que viene -afirmó- aunque sí espero una recuperación en los mercados mundiales para la compañía a partir de segundo semestre de 2010, de forma que en 2011 se recupere la producción hasta alcanzar una producción similar a 2008".

La gran apuesta de Gamesa en los próximos meses se va a centrar en entrar en el negocio de la generación eólica marina. Para recuperar terreno a nivel tecnológico, la compañía está negociando un acuerdo con la firma alemana Bard que tendrá que resolverse en marzo pero Jorge Calvet, dejó claro que Gamesa, "somos los que más sabemos de gestionar el viento en el mundo", va a ser un proveedor importante de aerogeneradores offshore, "con o sin Bard". La eólica marina estará controlada por las grandes eléctricas y Gamesa espera seguir como proveedor."