jueves, 23 de octubre de 2014

El verdadero fraude




A la vista de unas elecciones próximas, siempre hay algún listo que coloca un debate sobre la mesa para que este ronde en torno a sus presupuestos ideológicos e intereses políticos. El de las ayudas sociales y la nacionalidad de sus perceptores es uno muy del gusto de nuestra derecha patria. El Partido Popular está dispuesto incluso a salir a la calle a reclutar firmas para una Iniciativa legislativa Popular (ILP), al objeto de cambiar el actual sistema de ayudas.

A semejanza de la abeja y del escarabajo pelotero, las personas tenemos la capacidad de convertir en bueno lo malo y en malo lo bueno. La referida iniciativa política ejemplifica a la perfección la forma en la que somos capaces de convertir en malo (la xenofobia) algo que en sí mismo es bueno (la solidaridad).

Es razonable y justo introducir sistemas más eficaces de control en las ayudas sociales, independientemente del origen territorial de quien las cobre, para tratar de evitar el fraude. Pero la iniciativa lanzada por los populares vascos, al menos en los términos en los que se ha planteado, también es un fraude que habría que evitar.

Por las formas, no es de recibo que un partido político con representación parlamentaria y, por tanto, con capacidad para registrar por sí solo una iniciativa legislativa, se acoja a un instrumento legal creado para ser utilizado por la ciudadanía, como es la ILP.

No es de recibo porque el verdadero objetivo de la iniciativa no parece ser “modificar el injusto sistema de ayudas sociales” y “hacer que todos los partidos se posicionen”, sino más bien agitar las más bajas pasiones de una población azotada por la crisis, con un objetivo exclusivamente electoralista.

Y tampoco es de recibo, aunque esto sea harina de otro costal, la timorata reacción de aquellas formaciones políticas que deberían defender con uñas y dientes la justicia social, pero presentando nuevas y valientes fórmulas orientadas hacia la construcción de un nuevo modelo económico y social.

Hasta aquí, las formas. Pero entrando en el fondo de la cuestión, si importante es poner medios para atajar el fraude en las ayudas sociales, que lo es, más prioritario debería ser poner en marcha medidas ejecutivas para terminar con el fraude fiscal. Los datos hablan por sí solos. El pasado año gastamos en Euskadi en torno a 450 millones de euros entre la Renta de Garantía de Ingresos, el Complemento de Vivienda y las Ayudas de Emergencia social. Suponiendo que el 60% de tales ayudas fuesen fraudulentas (algo muy alejado de la realidad), estaríamos hablando de un fraude de 250 millones. Esta cifra supondría una décima parte del fraude fiscal estimado en Euskadi, que asciende a 2.500 millones. Más o menos esa cantidad, 2.500 millones, es el presupuesto que destinamos aquí a la Educación. ¿Alguien se apunta a impulsar una ILP para luchar de forma más eficaz “contra el injusto fraude” fiscal?

Efectivamente, no es razonable que haya quienes perciben 800 ó 900 euros al mes sin trabajar, mientras otras personas ganan cantidades similares trabajando 40 horas semanales. Pero no deberíamos poner el foco en la supuestamente abultada cuantía de las percepciones sociales, porque todos sabemos lo difícil que es pasar un mes con esas cantidades. Deberíamos hacer hincapié en el verdadero problema a este respecto: en España el sueldo medio bruto mensual es de poco más de 1.600€, mientras que en Austria es de 2.056€, en Alemania de 2.574€ y en Dinamarca de 3.739€. Todos sabemos que en España, en Euskadi, en nuestras ciudades y pueblos, hay ingenieros informáticos, profesionales del periodismo o de la abogacía que no llegan a mileuristas; eso si tienen la suerte de trabajar. Pongamos el foco ahí, en la verdadera injusticia. ¿Nos juntamos unos cuantos miles de ciudadanos y presentamos una ILP instando a que el sueldo medio bruto de nuestro país esté en la media de la Unión Europea?

En España, según Cáritas, un 20% de nuestros conciudadanos pasa todo el año con unos 7.350€, y otro 6% no llega a percibir 3.700€. Esto es, una cuarta parte de la población vive en pobreza relativa o en pobreza severa. Mientras tanto, según otro informe hecho público esta misma semana, ahora mismo hay 465.000 españoles ricos, con un patrimonio superior a 790.000€; 90.000 ricos más que el año pasado. Nadie sabe cuándo saldremos de la crisis en la que nos sumieron la especulación y las políticas extremas de austeridad, pero sí parece claro cómo saldremos de ella: con un mayor número de pobres y con un mayor número de ricos. ¿Qué tal si impulsamos una ILP de erradicación de la pobreza y la desigualdad en nuestro país “para que se posicionen todos los partidos políticos”?

Según los estudios del Centro de Investigaciones Sociológicas, “la política y los políticos” son el tercer problema del país, después del desempleo y la corrupción. El verdadero fraude es el de la inquietud intelectual y el nivel político de buena parte de nuestros gobernantes.


(Publicado en DV el 22.10.14) 

miércoles, 8 de octubre de 2014

Alternativas frente a la desafección

Hace unos días nació "Grand Place", una revista semestral sobre cultura y pensamiento que dirigirá el escritor vasco Felipe Juaristi y que, con la ayuda de Luisa Etxenike, Iván Igartua, Belén Altuna, Fernando Golvano, Jon Sudupe y Jakes Agirrezabal, está llamada a constituir el motor de la Mario Onaindia Fundazioa.

La revista se divide en cuatro apartados: Norte, Sur, Este y Oeste. Mi aportación en este primer número, ha sido un artículo corto (en comparación con otros) para la sección Oeste: "Alternativas frente a la desafección".

Reproduzco mi artículo de forma íntegra inmediatamente, pero antes te pido que valores la posibilidad de suscribirte. Lo puedes hacer escribiendo a info@marioonaindiafundazioa.org, son 18€ al año.




ALTERNATIVAS FRENTE A LA DESAFECCIÓN


Atravesamos la peor crisis política e institucional de los últimos 35 años en nuestro país. Los partidos y las principales instituciones de representación obtienen una pésima valoración ciudadana. Y a pesar de los últimos cambios a nivel de Estado, tal y como evolucionan las cosas, es imposible plantear un futuro con certezas sobre el sistema representativo. Tampoco sabemos si la forma de democracia que vivan nuestros biznietos se anclará sobre los partidos políticos, tal y como los llevamos conociendo en el último siglo.

De entre las muchas funciones que han de desempeñar la política y los partidos, a mi juicio, las dos principales deben ser la de mediación entre la sociedad y las instituciones, y la de anticipar el futuro. Por desgracia, asistimos a la pérdida del papel de mediación representativa que los partidos deberían desempeñar, y vivimos una política atrapada por los plazos electorales y, por tanto, de corto recorrido.


Pérdida de la función de mediación representativa.

Respecto de las razones que han llevado a la política a no desempeñar esa función de mediación, la fundamental es que la realidad ha pasado por encima de la política. La política no ha acompañado – mucho menos liderado – a la sociedad en el proceso de innovación que ésta ha experimentado en las últimas décadas en materia científica, económica, de relaciones sociales, telecomunicaciones, etc.  Los partidos no han cambiado en Occidente. Quienes participaron en el sistema político e institucional justo después de la Segunda Guerra Mundial podrían participar en el sistema actual sin dificultad, ya que no hay grandes diferencias en lo sustancial[1]. Y este gap se multiplica si contemplamos el hecho de que, por muchos motivos, la gente hoy espera más de la democracia que lo que esperaba en el pasado[2].

En el artículo 2.6 de la Constitución española se da carta de naturaleza a un sistema de partidos cuyo papel es “fundamental para la participación política”. Sea como consecuencia de la falta de acompañamiento innovador a la sociedad, sea por otro tipo de razones, lo cierto es que los partidos han ido perdiendo ese papel.

Pero también habría otras posibles razones que dificultarían esa mediación representativa: Una. Que, a pesar de que la mayor parte de la financiación de los partidos procede de las instituciones, son ahora mismo “uno de los sectores más opacos de la sociedad”, tal y como se fundamenta en el último informe de “Compromiso y Transparencia”[3]. Dos. Tanto si es debido al sistema de listas cerradas y bloqueadas como si se debe a la falta de sosiego que preside la toma de decisiones sobre los liderazgos, éstos acaban siendo elegidos por cooptación, y no por un sistema de sana competencia entre las personas más idóneas para desempeñar la responsabilidad en cuestión. Tres. Por la propia concepción que la sociedad tiene de los partidos y que, en ocasiones, los propios partidos tienen de sí mismos – organizaciones que no deben velar por el interés general, sino por una “fracción” del mismo –, la información en torno a las decisiones que se adoptan no acaba de fluir debidamente. De esta forma, las reglas de voto se convierten en arbitrarias, puesto que al no haber información suficiente se reducen las posibilidades de elegir entre una buena y una mala candidatura. Cuatro, si los partidos tuvieran más presencia – que no dirección – en los diferentes movimientos sociales, o si lo que sucediese dentro de los partidos resultase de interés para los ciudadanos y, por tanto, transcendiese públicamente, “el partido (y su militancia) se convertiría en un vínculo con éstos y en instrumento de “alerta temprana” para sus dirigentes”[4].

Estas razones, acompañadas de la fundamental, abonan la tesis de la necesidad de cambiar los partidos para que recuperen su función de mediadores.


Pérdida de la función de anticipar el futuro.

“La disposición al desacuerdo, al rechazo o a la disconformidad constituyen la savia de una sociedad abierta”[5]. Así pues, en la formación de la voluntad colectiva resulta imprescindible que haya autocrítica. Pero día a día comprobamos que ésta brilla por su ausencia. La rectificación no se estila, y cuando ésta se produce, es rara la ocasión en la que viene acompañada de una clara asunción de responsabilidades y, en su caso, de una dimisión. Ejemplos se podrían poner a decenas, de todos los colores y provenientes de todas las latitudes del país.

Además, como indicaba anteriormente, estamos ante un modelo de partidos en el que se premia la sumisión en un sistema de elección de cargos por cooptación. Y para que este sistema perdure, los partidos han dejado ser relevantes para los diferentes movimientos sociales, clásicos y nuevos; se evitan los debates y la deliberación abierta; no se incentiva la innovación; y, en consecuencia, se dificulta la ideación de un proyecto de futuro alternativo ante la situación económica que vivimos.

En estas circunstancias, es lógico que “el parcheo” campe a sus anchas, que las medidas coyunturales sean lo habitual y que, en la medida en que se está demasiado pendiente de los medios de comunicación y de la última encuesta, los proyectos a largo plazo no se consideren rentables en términos electorales. Como consecuencia de todo ello, obviamente, la función de anticipar el futuro desaparece.


Una fórmula abierta a la crítica.

Hace falta construir una mejor democracia, recuperando sus dos funciones perdidas, en base a cuatro tipos de medidas.

Para que la política recupere su función de mediación representativa, hacen falta:

1.    Medidas de transparencia.

Si vivimos una crisis de confianza, el nuevo contrato sociedad-instituciones debe basarse precisamente en lo que nos puede permitir recuperarla: la transparencia.

Una transparencia traducida en medidas concretas, como que las cuentas de los partidos y fundaciones políticas se publiquen anualmente en sus webs, que se sometan a auditorías externas y que se publiciten los informes de supervisión que el Tribunal de Cuentas hace de ellas anualmente. También debería publicitarse de forma accesible y periódica la evolución de las actividades y bienes de los cargos públicos. Y se debería poder conocer de forma sencilla el destino de los dineros públicos que reciba cualquier empresa, así como acceder a las declaraciones de bienes y actividades de las y los responsables de las mismas (al menos en las públicas y participadas).

2.    Medidas de participación democrática.

Para que los partidos articulen la participación que les encomienda la Constitución “hacia afuera”, primero habrían de practicarla “hacia adentro”.

De modo que es el momento de que la jefatura de los partidos se elija mediante el sistema de primarias, se empiece a abrir camino a las listas abiertas y se establezca una frecuencia mayor en la celebración de congresos para dar más oportunidades a la renovación. Deben arbitrarse mecanismos de consulta a la militancia y a la sociedad de referencia – simpatizantes, votantes registrados, etc. – de cara a la toma de las decisiones más importantes. Y también hay que buscar ya un acuerdo en torno a un sistema electoral más dinámico, con una mejor representatividad del voto y desbloqueando las listas al Congreso y a los Parlamentos Autonómicos. Respecto del Senado, si no se convierten en autonómicas las circunscripciones y no se transforma ya en una Cámara de representación territorial, habría que suprimirlo.

Por otra parte, para que la política recupere su función de anticipar el futuro, propongo:

3.    Medidas para estimular el debate crítico.

Las estructuras internas de la mayoría de los partidos están demostrándose obsoletas a la hora de canalizar los debates necesarios, de la sociedad hacia los partidos, y en el propio interior de los mismos.

Así pues, para provocar el espíritu crítico, sería bueno evitar los debates que giren en torno a ver quién es capaz de adular más a la dirección del partido – o del gobierno de turno – de forma que sólo se permita intervenir para manifestar los puntos de desacuerdo y discutir sobre ellos, y para aportar nuevas ideas. También sería democráticamente saludable poner en marcha un mecanismo que permita la revocación de un cargo en los partidos/instituciones por mala gestión, incumplimiento de programa o de las promesas que se hicieron para acceder al cargo. Para ello habría que arbitrar mecanismos que permitieran que un grupo de afiliados/ciudadanos que detecte una mala gestión o un incumplimiento, pueda provocar la celebración de una consulta interna/referéndum, recogiendo la firma de un porcentaje significativo de la militancia/población.

4.    Medidas para una mejor dación de cuentas.

Finalmente, sería muy sano hacer “visibles” para toda la ciudadanía los cargos orgánicos e institucionales de todos los partidos políticos, las responsabilidades concretas que desempeñan y la forma de contactar directamente con ellos sin necesidad de pasar por “filtros”, sería un buen paso adelante. También sería útil y regenerador el hecho de que las y los parlamentarios tuvieran oficinas de atención a pie de calle en sus respectivas circunscripciones electorales. Otro paso adelante en este sentido sería dotar de más medios humanos y materiales, cambiar su fórmula de elección y ampliar el mandato de los Tribunales de Cuentas – y de las comisiones de garantías en los partidos políticos –. Y también sería muy higiénico, en términos democráticos, el hecho de que personas ajenas a la institución pudieran formar parte de las Comisiones de Incompatibilidades de los Parlamentos.
  
Transparencia, participación, debate crítico y dación de cuentas serían los elementos que compondrían la fórmula de una democracia mejor, dispuesta a dotarse nuevamente de sus dos principales funciones.

No soy tan pretencioso como para pensar que la fórmula planteada – y las medidas que la acompañan –, por sí misma, terminaría de un plumazo con la desafección política. Pero sí creo que, de aplicarse, abriría un camino de cambio en nuestra cultura político-democrática y, sobre todo, serviría para extenderla a otros ámbitos de la sociedad, en los que es tanto o más necesaria aún. Sólo dando ejemplo desde los partidos y desde la actividad pública se podrá empezar a exigir a la actividad privada. Por eso es tan importante “lo que uno hace en el ámbito de su propia vida, en la zona de irradiación directa de su comportamiento, no en el mundo gaseoso y fácilmente embustero de la palabrería”[6].





[1] VALLESPÍN, F., El futuro de la política, Taurus, Madrid, 2003 (p.12).
[2] ALONSO, S., KEANE, J., MERKEL, W., The future of representative democracy, Cambridge University Press, New York, 2011 (p.13).
[3] Informe Transparencia, el mejor eslogan 2012, Fundación Compromiso y Transparencia: http://www.compromisoytransparencia.com/upload/08/30/InformePartidosPoliticos2012.pdf
[4] MARAVALL, J. Mª, Las promesas políticas, Galaxia Gutenberg, Madrid, 2013 (p.55).
[5] JUDT, T., Algo va mal, Taurus, Madrid, 2010 (p.151).

[6] MUÑOZ MOLINA, A., Todo lo que era sólido, Seix Barral, Barcelona, 2013 (p.229).