sábado, 9 de enero de 2010

¿Qué estaríamos diciendo?

Hace tan solo unos meses, especialmente en los días previos a la campaña electoral de las generales del 2008, la alarma social en torno a la inmigración se percibía en todos los estudios sociológicos, fuesen públicos o privados. Podría recordar algunas de las frases y eslóganes que se utilizaron por propios y ajenos en aquella temporada, pero voy a obviarlo; ya se sabe que ojos que no ven,... Sin embargo, hoy parece que esa preocupación ya no es tan grande. ¿Por qué?

La verdad es que no tengo una única posible respuesta, pero se me ocurre que la más importante de todas podría ser la siguiente: hay una menor percepción de competencia entre inmigrantes y autóctonos. Me explico grosso modo (a riesgo de ser demasiado simple).

Con el crecimiento económico de los últimos años y la política de regularización (bien hecha, por cierto, en tiempos de Caldera), hubo una gran entrada de inmigrantes a nuestro país y la ciudadanía española, especialmente las clases populares, comenzó a tener una sensación de riesgo. Además del miedo a lo diferente, percibía un riesgo por la competencia que se podía dar a la hora de percibir servicios sanitarios o, en el futuro, una pensión. Ambos miedos, dicho sea de paso, quedaban desmentidos por los datos que nos decían que la población inmigrante hacía un menor uso de la sanidad pública que la autóctona o que, gracias a las cotizaciones de las personas inmigrantes, se pagaban en torno a un millón de pensiones de personas españolas.

Bueno, lo cierto es que, de golpe y porrazo, la imigración parece no ser percibida como un problema (en el último estudio del CIS para el 2.2% es el principal problema que existe y para el 1.3% es el principal problema que más directamente afecta a los encuestrados). ¿Se está perdiendo el miedo a la competencia por los servicios básicos? ¿Se nos ha quitado el miedo al diferente? ¿Ya nos percibimos el riesgo? ¿Acaso hemos dejado de ser racistas? ¿O es que nunca lo hemos sido? ¿Qué está pasando?

Bueno, pues tampoco tengo una respuesta unidireccional, pero supongo que tendrá que ver con los efectos de la crisis económica y los datos del paro. Es verdad que el desempleo ha crecido mucho en el último año y que han caído las cuotas a la Seguridad Social. Tan verdad, como que a quienes más está afectando es a las personas inmigrantes. Dos datos de los últimos 12 meses en Euskadi: el desempleo ha crecido a nivel general un 25,4%, entre la población inmigrante un 39,3%; los inmigrantes son el 14,6% de los perceptores de ayudas al desempleo, pero sólo acaparan el 11,8% del gasto total en cobertura del paro, lo que da cuenta de tuvieron un menor salario y, por tanto, una menor contribución.

Si a esto le sumamos que, además de dejar de venir de la forma en la que lo hacían antes, muchos de ellos están decidiendo volverse a sus países de origen, obtenemos una explicación bastante razonable. ¿Qué estaríamos diciendo hoy si la realidad fuese un poco más justa? Prefiero no pensarlo y aprender para el futuro.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Que se vayan todos

Anónimo dijo...

Vaya lio teneis los socilistos con el "modelo de pais".

Hoy daba "no se que" ver a Pachi Lopez hablando a la caterba de consejeros , todos sentaditos y oyendo en Ajurianea, no se , la v erdad es que me daba un poco de risa ,era patetico verlos, tratar a los ciudadanos vascos como si fueramos tontos, y ellos "descubriendo America" ja ja ja, la verdad es que Pachi lLopez = antonio basagoiti AGUR , GUAPOS , ya no me voy a ocupar más de vosotros, porque no quiero perder mis energias en este gobierno , que el tiempo dira GUAPOS

Óscar Rodríguez Vaz dijo...

Grandiosos argumentos anónimos, claro. El uno y el otro. No sé cuál de los dos me parece más de extrema derecha... Hala, hala, a seguir!