domingo, 18 de octubre de 2009

Nunca más

Que no se vuelva a repetir. Hace un par de días Otegi y compañía fueron detenidos por desarrollar parte de la estrategia de ETA (ver noticia y auto de Garzón), lo que provocó, además de serios excesos verbales, una reacción en forma de manifestación de todo el espectro político nacionalista. Hoy casi todos los titulares sobre dicha manifestación van en el mismo sentido: "Todos los nacionalistas salen a la calle", "Los nacionalistas se movilizan en favor de Otegi", "Se escenifica la unidad nacionalista", etc... (ver El Correo y El País hoy). Y ésto me preocupa.

Me preocupa porque no creo que la historia deba repetirse indefectiblemente. Porque me niego a pensar que Euskadi esté condenada a vivir un enfrentamiento permantente entre abertzales y vasco-españoles. Porque no creo que el acuerdo transversal para hacer país sea imposible. Porque la inmensa mayoría de la sociedad vasca está harta del enfrentamiento permanente entre unos y otros.

Ese frente nacionalista que se escenificó ayer es imposible sin el concurso del PNV. Ellos sabrán lo que hacen. Ellos verán cómo gestionan la esquizofrenia que a buen seguro deberán abandonar más pronto que tarde. Ellos tendrán que darse cuenta de que la gente (incluyendo mucha parte de su gente) no entiende por qué ponen tantas pegas a los discursos y a los intervinientes en las marchas por los asesinados de ETA, mientras que no ponen ni una sola a las que se hacen en defensa de quienes no han tenido el valor de emanciparse del terrorismo. Ellos sabrán.

Pero desde luego el resto debemos reaccionar con firmeza, pero con templanza. No debemos renunciar a nuestros principios, pero tampoco debemos exagerarlos. La principal tarea de todo buen gobernante ha de ser mantener la cohesión de la sociedad que representa. Por eso debemos luchar contra la historia reciente para que ésta no se vuelva a repetir. Nunca más.

4 comentarios:

Carlos Gorostiza dijo...

Atribuyen a a Franklin Delano Roosevelt aquella frase en relación con el dictador nicaragüense Anastasio Somoza García: «Puede que sea un hijo de puta, pero es nuestro hijo de puta».
Pues al PNV le pasa a veces algo parecido.

Óscar Rodríguez Vaz dijo...

Es posible que eso explique su condescendencia hacia el "hijo descarriado", pero lo importante es cómo nos comportamos nostros, y no podemos fallar.

Paul dijo...

Aupa Óscar,

en mi opinión, tanto con la ilegalización de Batasuna, como con estas detenciones, se han vulnerado derechos fundamentales. Ya sé que dirás que Estrasburgo ha dicho lo contrario, pero es mi opinión, igual de legítima. Además, creo que ha sido un error porque dificulta el debate en la Izquierda Abertzale sobre la violencia. Me dirás que Garzón tiene pruebas de que estaban al servicio de ETA, yo tengo otras que dicen lo contrario, al menos de algunas de las personas detenidas. Yo también quiero un acuerdo transversal para que todos los proyectos políticos pacíficos y democráticos puedan defenderse y materializarse en igualdad de condiciones. Yo quiero que la violencia de ETA se termine ya y que personas como tú puedan hacer una vida normal, como todos, y defender sus proyectos con libertad.

El problema es que defendiendo esto se nos acusa de formar frentes, no querer la paz, dar cobertura o apoyo a ETA, etc. Detrás del argumento de la deslegitimación de la violencia se está tratando de acabar con la crítica. Mal camino ese.

Óscar Rodríguez Vaz dijo...

Hola Paul,

Me alegra recibir tu opinión. Por partes. Yo no voy a deslegitimar tu opinión, pero si el TDHE dijera lo contrario de lo que dijo la que estaríamos aguantando los Gobiernos Central y Vasco sería morrocotuda. Reconóceme al menos que después de haber deslegitimado mucho la acción del Estado por la supuesta vulneración de Derechos, tras la sentencia de Estrasburgo las acusaciones no pueden ser las mismas.

Yo también conozco a gente del abertzalismo radical que pasa de la violencia y que a veces no vota a las diferentes candidaturas que se presentan desde ese mundo porque no comparte los medios. Pero desgraciadamente, Paul, esta gente no acaba de imponerse nunca y ésto es el cuento de nunca acabar. Creo que ETA ha tenido muchas oportunidades en 30 años y que lo que haya que hacer en el futuro no se puede parecer en nada a lo que ha venido ocurriendo. El listón que pone la sociedad hoy es infinitamente más alto que el que ponía en los 80.

Finalmente, no seré yo quien acuse al PNV, a Aralar o a tí de no querer la paz o de dar apoyo a ETA. Ahora bien, tampoco quiero que se nos acuse a mí y a mi partido de no querer la paz por aplaudir o compartir estas detenciones. No hay nadie que quiera más que nosotros el fin de ETA. Habrá quien lo quiera con la misma intensidad, pero no con más intensidad y bien que lo sabes.

Seguimos hablando,

Óscar.