miércoles, 12 de mayo de 2010

Hacia la Euskadi de 2030

Se cumple un año de gestión del Gobierno vasco presidido por el lehendakari Patxi López. Un nuevo Gobierno que, después de tres décadas de lehendakaris nacionalistas, se encontró con tres grandes problemas y un reto ineludible. El primero, de carácter internacional, es la crisis económica y sus imprevisibles consecuencias. A pesar de que la tasa de paro está en la mitad de la media española, la crisis está ocasionando estragos también en Euskadi. El Gobierno abordó este problema de frente y desde el primer día, porque empezó su mandato diciendo la verdad al país sobre la gravedad de la situación. Y en un tiempo récord, aprobó un plan anticrisis, remitió al Parlamento vasco una ley de medidas presupuestarias urgentes y un proyecto de Presupuestos para 2010 razonable, máxime si tenemos en cuenta que contaba con unos ingresos equivalentes a los que tuvimos en 2005.

Por otra parte, no hay semana en la que no se dé luz verde a alguna medida para dinamizar nuestra economía. Y se hace sin dejar de lado nuestras principales señas de identidad, en tanto que Gobierno progresista: la solidaridad y el diálogo. Han sido muchas las iniciativas de corte social que se han aprobado en Euskadi, desde que en el primer Consejo de Gobierno se incrementó en casi un 60% la partida destinada a las ayudas de emergencia social (...).

Seguir leyendo en elpais.com

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Menos mal mal que los nacionalistas nos dejaron un país con una tasa de empleo baja y buena gestión.

Veremos como estamos dentro de 3 años.

Óscar Rodríguez Vaz dijo...

Espero que estemos mejor que hoy. Los nacionalistas lo que dejaron fue la caja vacía. Lo de la buena gestión es verdad en algunos casos y no tanto en otros. Agur.