lunes, 12 de enero de 2009

Diferente collar

Una vez terminada la astracanada falsaria del juicio, podemos ya extraer una conclusión. Los modos y objetivos de las derechas vascas son iguales.

Unos (cuando estaba San Gil y no bailaban house) iniciaron -a través de colectivos afines- un proceso que no se sostenía por ningún lado. Otros, una vez formalizada la tontería vieron una oportunidad de usar el juicio de altavoz al mantra de siempre. Ambos (derecha españolista, derecha nacionalista) querían sacar provecho político de unos encuentros enmarcados en la frustrada y frustrante tregua de abril de 2006 y las conversaciones de Loyola. Todo puede servir para obtener rendimiento político.

Mientras, los socialistas encausados asistían resignados a una representación que no tenía ni pies y cabeza, mientras lamentaban haber perdido dos mañanas (y unas cuantas horas) para nada, para que unos se sacaran la foto con la militancia y el paraguas, y otros enseñaran la rojigualda en los jardines de Albia.

Izquierda y derecha, para que luego digan que no hay diferencias.

1 comentario:

Óscar Rodríguez Vaz dijo...

Comparto lo del mismo perro con distinto collar, claro.

Lo guapo es que ahora el PP pretende salirse de rositas de todo este lío! Lee a Tonia Etxarri hoy.

Chao