domingo, 15 de mayo de 2016

PSOE y PODEMOS ante el #15M un lustro después

Hace ya tres años que matriculé en la UPV-EHU un proyecto de investigación titulado "Las razones teóricas de la desafección política en España". Y como suele ser habitual, la intención original de mi trabajo se parecerá poco al resultado final que espero poder presentar este año. 

He encontrado muchas explicaciones que ofrecen los teóricos a la desafección política en nuestro país y en otros países. Otro día escribiré al respecto. Pero una vez hecho el listado de razones, me centré en la posibles soluciones.

Algunas de las soluciones teóricas las he encontrado en los libros, pero otras muchas las recogí de los documentos que se acordaron en las plazas y en las asambleas del 15-M.

Tras buscar las razones y algunas soluciones e interpretaciones de lo que estaba ocurriendo, pasé a la acción.

Me puse a medir el respaldo de militantes y dirigentes de dos partidos políticos, uno nuevo (PODEMOS) y uno clásico (PSOE) a una serie de diagnósticos de la realidad y soluciones impulsadas hace un lustro, en lo que fue el mayor movimiento transformador de la realidad social de nuestro país desde la Transición a la Democracia.

En las dos tablas que aparecen en este post se puede observar el mayor o menor apoyo de los militantes y dirigentes que he entrevistado para llevar a cabo mi proyecto de investigación.

En cada casilla de respuesta aparece un 1, un 2, un 3 o un 4, que se corresponden con las cuatro posibles respuestas a cada pregunta: TOTALMENTE DE ACUERDO, BASTANTE DE ACUERDO, POCO DE ACUERDO y NADA DE ACUERDO.

Pregunté a militantes y dirigentes del PSOE y PODEMOS sobre su grado de acuerdo con las siguientes propuestas o afirmaciones:
9.a. Cambio ley electoral para que haya listas abiertas en España.
9.b. Cambio de la ley electoral para hacer una circunscripción única en España.
9.c. Cambio de la ley electoral para hacer un sistema auténticamente representativo y proporcional, que refleje todas las voluntades sociales, incluyendo la representación del voto blanco y del voto nulo.
9.d. Que los imputados por corrupción no puedan ir en las listas electorales. 
9.e. Que los condenados por corrupción no puedan ir en las listas electorales.
9.f. Los delitos de corrupción no deberían prescribir a efectos de representación pública.
9.g. No existe una efectiva separación entre el legislativo, el ejecutivo y el judicial.
9.h. El Ejecutivo no debería proponer miembros para el TC.
9.i. Hace falta reducir los cargos de libre designación.

Sin necesidad de volverse loco interpretando cada una de las respuestas en función de diferentes variables (partido de pertenencia, zona geográfica de residencia, sexo ó edad), basta con fijarse en el color verde: a más verde, mayor apoyo a cada una de las propuestas; a menos verde, menor respaldo.

Para quienes no quieran entretenerse a mirar los detalles de la batería de cuestiones descritas, les diré que, aunque también hay algunas similitudes (en aspectos como el tratamiento a los candidatos investigados o condenados por delitos de corrupción), hay grandes diferencias entre militantes del PSOE y de PODEMOS, así como entre sus dirigentes (en lo relacionado con las listas abiertas, el sistema electoral o el diagnóstico sobre la separación de poderes).

Evidentemente son cuestiones muy generales. Pero hay que recordar que la inmensa mayoría de la ciudadanía española respaldaba los planteamientos del 15-M. Seguramente esas diferencias a la hora de interpretar la realidad, están el origen de muchas de las cosas que hoy están ocurriendo en la política española y, particularmente, en la contienda entre ambas formaciones políticas y en su resolución dentro de mes y medio.

De cualquier modo, #feliz15M


No hay comentarios: