sábado, 26 de marzo de 2016

Pedro, Pablo y Albert

Hace ya tres meses que se celebraron las elecciones generales, sin embargo no tenemos gobierno aún. Y a pesar de la reunión que al parecer van a tener Pedro y Pablo esta semana, parece difícil que vayamos a tenerlo sin que se celebren unas nuevas elecciones. Como es lógico, Pablo no parece muy dispuesto a ser el segundo plato de Pedro, que hace unas semanas firmó un acuerdo presentado como “histórico” con Albert. Nunca un acuerdo histórico duró tan poco. Al cuarto candidato en liza ni lo cito, porque no creo que el futuro político tenga nada reservado pare él, a pesar de haber sido el partido más votado el 20-D.

Y es que, ciertamente, ni siquiera los más votados ganaron las elecciones, todos perdieron. El PP perdió 60 diputados; el PSOE no llegó a la barrera psicológica de los 100; Podemos no consiguió pasar al PSOE; y Ciudadanos, sencillamente, no cumplió las expectativas que sobre sí mismo generó.

Acostumbrados como estábamos los españoles a que unas veces ganase el uno y otras veces ganase el otro, nos quedamos desconcertados. De hecho, el nuevo escenario desconcertó hasta a sus propios protagonistas. Y así siguen a día de hoy, puesto que da la sensación de que ni siquiera ellos saben qué va a ocurrir con este asunto.

Sin embargo, a mí esta situación no me parece ningún drama. La cultura política y democrática de un país no la cambia unas elecciones. Lo relevante es que en adelante vamos a tener que acostumbrarnos que el escenario actual se repita; y sus señorías – en especial Pedro, Pablo y Albert – van a tener que aprender a gestionarlo.

De las elecciones en nuestros admirados países nórdicos resultan Parlamentos no menos fraccionados que el nuestro actual y, sin embargo, en poco tiempo forman gobiernos de coalición de amplia base con el acuerdo de varios partidos. Será que nos sacan 35 años democráticos de ventaja.


(Publicado en DNA 27.03.16)

2 comentarios:

Thooby dijo...

Increible como Vogue hace que parezcan de la misma ideología.

Óscar Rodríguez Vaz dijo...

Eso te parece? No lo había pensado cuando elegí la foto...