domingo, 24 de enero de 2016

El Ágora de Álava

¿Es lógico que en nuestros supermercados una lata de espárragos cultivados en China cueste menos que una lata con espárragos cultivados en Navarra? ¿Es sostenible para nuestra calidad de vida – y la del planeta – que sigamos consumiendo productos que proceden de las Antípodas? ¿Es razonable que los grandes proyectos públicos sean adjudicados a empresas con las mayores diferencias salariales entre quienes más y menos cobran dentro de la propia empresa? ¿Es inteligente para nuestra prosperidad seguir incentivando el canibalismo empresarial y la competencia a cualquier precio entre nuestras pymes?

Creo que no es ni lógico, ni sostenible, ni razonable, ni inteligente. Pero es lo que hay, es lo que, como sociedad, estamos permitiendo que ocurra. Y la situación no mejorará si no hacemos nada ya.

Llevamos años sufriendo la aplicación de una política económica que está resultando nefasta para la gente y para nuestro tejido económico. Y es que a pesar de las previsiones de crecimiento confirmadas por el FMI esta semana, en el país seguimos con un 26% de la población en pobreza relativa o severa y unos niveles de paro completamente insoportables, también en Álava, con más de 24.000 personas en esta situación.

¿Y qué podemos hacer? Creo que parar, juntarnos, pensar, proponer y actuar. En ese sentido, hay que aplaudir el impulso del foro “Ágora” por parte de nuestra Diputación. El pasado jueves más de 300 agentes socio-económicos tuvimos la ocasión de parar por tres horas nuestro día a día y juntarnos con otras personas con las que no pensamos habitualmente sobre estos problemas. Y también logramos proponer una serie de medidas para que el orden de las cosas empiece a ser lógico, sostenible, razonable e inteligente. Ahora sólo hace falta que quienes nos convocaron actúen con valentía. Y que el resto prediquemos con el ejemplo. ¡Ahí es nada!


(Artículo publicado el 24.01.16 en DNA)

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Eres un poco más lamentable pseudo periodista que politico

Óscar Rodríguez Vaz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Óscar Rodríguez Vaz dijo...

Lo lamentable es pensar que por escribir sin poner tu nombre no iba a saber quién eres. ;-)))
Anda, a ver si sacas un rato para trabajar...