domingo, 6 de diciembre de 2015

Brown Capital

Esta semana ha visitado Euskadi el prestigioso profesor de Psiquiatría de la Universidad de NY, Luis Rojas Marcos. Destacaré solo una de sus reflexiones: “la gente que pone el centro de control fuera de ellos tiene menos probabilidades de alcanzar una meta; hay que poner el centro de control dentro de uno mismo”.

Compartirán conmigo que tan sencilla reflexión no merece ningún tipo de traducción o interpretación. Efectivamente, cuando un empresario achaca sus malos resultados al mercado, o una futbolista echa la culpa al árbitro, o un mal estudiante dice que la profesora le tiene manía, por lo general estaremos ante un mal empresario, una mala futbolista y un mal estudiante.

Entre todas y todos, desde el primer político hasta el último ciudadano, conseguimos ser designados como la European Green Capital hace unos años. De la misma forma, entre todas y todos podemos cargarnos el capital verde acumulado. Y me explico.

He conocido a través de las redes sociales una campaña en contra del recorte que el presupuesto municipal plantea para el mantenimiento de los cinco millones de metros cuadrados de zonas verdes que tenemos en Vitoria-Gasteiz. Cuando se plantea un recorte solemos centrarnos en la primera consecuencia: las personas que irán al desempleo. Pero siempre suele haber otras consecuencias. En este caso, que la capital verde puede cambiar de color.


Quienes compartimos el orgullo de haber sido Green Capital, deberíamos ponernos manos a la obra para evitar un recorte semejante. Pero si además, compartimos la reflexión de Rojas Marcos, deberíamos empezar por cuidar nosotros mismos las zonas verdes, de manera que las personas podamos disfrutarlas. Porque no hay manera de jugar con el crío en un jardín evitando llegar a casa pringado de mierda. No convirtamos la Green en Brown Capital ;-)




(Publicado en DNA 06.12.15)

1 comentario:

Anónimo dijo...

Esto es patetico