lunes, 30 de julio de 2012

100 days

A esto se le llama enfocar bien el objetivo: afros, mujeres y jóvenes. Yendo al tema, se evita la dispersión!

viernes, 27 de julio de 2012

Gigante

Ya sé que se puede acudir al manido argumento del efecto LHR (la herencia recibida). Ya sé que hicimos cosas mal. Ya sé que tenemos que cambiar mucho para que mucha gente pueda volver a confiar en nosotros. Ya lo sé. Pero no me digáis que Mariano no es un grande de España! Qué digo, grande no, gigante!

viernes, 20 de julio de 2012

Un periodo productivo en cantidad y en calidad


Me propongo hacer un somero balance de lo que han sido los últimos seis meses de trabajo parlamentario. Pero no puedo empezar sin hacer mención a la coyuntura económico política del momento, porque es terrible. Tanto que, exceptuando las contrarias al terrorismo de ETA, no ha habido desde la Transición movilizaciones sociales tan importantes como las que estamos viviendo estos días en contra de la política de recorte sobre recorte que, subido en su mayoría absoluta, está aplicando el Gobierno de Rajoy. En ese sentido, es oportuna y necesaria la (o)posición que lidera el lehendakari desde Euskadi: defensa de los servicios públicos básicos, defensa del autogobierno, medidas de crecimiento y acuerdo de país sobre fiscalidad y optimización de recursos.

Con estos mimbres, yo no sé hacer el cesto que de respuesta a la pregunta que encabeza este artículo. Será el lehendakari, como corresponde estatutariamente, quien decida cuándo llama a la ciudadanía las urnas. Lo que sí puedo afirmar con rotundidad es que el último periodo de sesiones que hemos vivido en el Parlamento Vasco ha sido el más fructífero de toda la legislatura.

Es verdad que para evaluar la acción de Gobierno y un Parlamento, no basta con observar la cantidad de iniciativas o leyes aprobadas. Hace falta también estudiar la calidad de las mismas. Por eso hablaré de ambas.

A pesar de que el PP decidió dejar de apoyar al Gobierno Vasco, para respaldar a Rajoy y sus viernes, en este último periodo de sesiones se han cerrado en plenos y comisiones 106 acuerdos no de ley, habiendo firmado el Grupo Socialista en 93 de ellos y habiendo apoyado parcialmente otros 7. Pero lo que es más importante, desde enero hemos aprobado 18 leyes en el Parlamento. En total, en esta legislatura hemos sacado adelante 34 leyes y, en estos momentos, hay otras 17 en tramitación. A poco bien que vayan las cosas en este terreno, habremos sobrepasado la cuarentena al final de la legislatura. Y estos datos son buenos comparativamente, porque la mayor productividad legislativa no se produce por norma general en el primer mandato de un Gobierno, sino en el segundo o tercero. Ahí están los datos para quien le interesen.

Entrando en el contenido, en unos momentos en los que todas las noticias son de recortes, se han remitido o aprobado leyes para garantizar y ampliar derechos y servicios sociales básicos (como, por ejemplo, con la ley para atender íntegramente a los transexuales). Hemos aprobado leyes para ayudar en la lucha contra el primer problema que tenemos, la crisis y el desempleo (algo que se ha buscado, por ejemplo, con la ley de garantía de ingresos, con la de Lanbide o con las de Presupuestos, avalando el modelo Euskadi de impulso de la actividad que genera crecimiento y garantía de derechos básicos). Y hemos sacado adelante leyes para dar seguridad jurídica en un sector que ha sido clave en la caída, y que debe serlo también en el remonte para salir de la crisis, como es del sector financiero (hemos impulsado y aprobado la ley de cajas, a pesar de que no nos gusta el modelo de representación tan poco plural que se ha determinado finalmente en la ley con los votos de PNV y PP).

Cuantitativamente, el resultado ha sido una actividad legislativa de poco rechazo. Cualitativamente, ha sido una actividad legislativa de calidad. Además, como norma general, el debate ha culminado en amplios consensos. Por ello creo que el lehendakari y quienes le apoyamos hemos demostrado impulso y capacidad de acuerdo en este terreno.

Pero no ha sido un camino plagado de rosas. Hemos sacado adelante proyectos legislativos de todo tipo, a pesar de la dilación en las tramitaciones de algunas leyes, especialmente por la acción del primer grupo de la oposición. Un grupo, por cierto, que con la que ha caído y la que sigue cayendo, no ha aprobado ni una sola iniciativa propuesta por el Gobierno Vasco en materia económica. Ni una. Esta ha sido su alternativa. Quizás por eso, por la falta de alternativas, reclaman de forma cansina elecciones, idea a la que se ha sumado de forma entusiasta el PP desde que dejó de ser solidario con los ciudadanos vascos para ser solidario con el Gobierno de España.

Como decía al principio, no serán ni el PNV, ni el PP, ni EHB, ni siquiera el PSE-EE, quienes decidan cuándo serán las elecciones. Será el lehendakari quien lo haga, cuando lo estime conveniente en clave de país. De modo que sería deseable que, mientras tanto, los parlamentarios y los partidos estemos con la gente y sus preocupaciones. Porque está contrastado que a la ciudadanía, incluidos los votantes de quienes tanto la reclaman, la fecha electoral le importa bien poco. Le importa que los políticos nos ocupemos de sus problemas. Y eso es a lo que mi grupo y el Gobierno se están dedicando con energía.


Más info aquí.

jueves, 5 de julio de 2012

Egokitze ideologiko hirukoitzaren aurka

Aurreko artikulu batean (Egokitze ideologiko hirukoitza, BERRIA 2012-06-20) proposatzen nuen Espainiako Gobernua egiten ari dena, egokitze ekonomiko soila ez-ezik, egokitze ideologiko bat dela, hots, eredua liberalismo basatiaren ikuspuntutik aldatzeko saio bat eta zerbitzu publikoen aldikako pribatizazioa.

Nire ustetan, une hauetan bizi dugun egoeraren deskribapena egina, galdetu ahal da sozialdemokrazia prest dagoen edo ezkerreko pertsonak egokitze hirukoitz honi aurre egiteko prest gauden.

Uste dut sozialdemokraziaren berrarmatze ideologiko bat falta dela, baina, batez ere, alde batera utzi behar direla konplexuak eta jakin behar dela baietz, egin dezakegula. Ardatz bikoitz baten oinarritu beharko litzatekeen ekintza bat behar da, nire aburuz: alternatiben eskaintza egin eta kalean arreta jarri.

Jarraitu irakurtzen Berria.info-n