miércoles, 27 de junio de 2012

Un gobierno "de verdad"

"Queremos recuperar el Gobierno vasco frente a la impostura y la indolencia" del Ejecutivo del lehendakari López, para lo que pondremos en marcha el "modelo PNV, un modelo contrastado en épocas de crisis y en épocas de bonanza".

Esta fue una de las ideas que expresó Íñigo Urkullu el día que fue reelegido como Presidente del partido de los "seguidores de dios y la ley vieja". El lehendakari y el PSE-EE apostamos por el modelo Euskadi y el PNV, pues apuesta por su model particular.  Perfecto!

Pero Urkullu dijo más. De hecho, basó su discurso en esta idea fuerza: "Euskadi se merece otro Gobierno. Capaz. Comprometido. Lo vamos a hacer. Os lo prometo. Un Gobierno abertzale. Un Gobierno vasco de verdad. Un Gobierno del PNV".


No voy a hablar de lo que hicieron en el pasado los gobiernos del PNV, aunque tendría como para escribir posts y no parar. Muchas cosas buenas, claro. Pero también muchas malas, muy malas.

Hablaré sobre el presente. Hoy mismo hemos podido saber que el servicio Lanbide ha detectado setenta personas que cobraban renta de garantía de ingresos (RGI) en Euskadi y que ni siquiera residían en España. Pero este post no va sobre el fraude social (que es el chocolate del loro en comparación con el fraude fiscal), sino sobre la buena gestión que hacen los gobiernos. Y concretamente, sobre la gestión que hace un gobierno "capaz", "comprometido", "abertzale", "de verdad".

Resulta que las 70 personas a las que aludo fueron expulsadas del país, tras haber residido en Euskadi y haberse acogido a la política de ayudas, por haber cometido algún delito, por tanto se trataba de delincuentes probamos (igual me da la nacionalidad!). Se trata de una minoría entre los expedientes que se disponen en el servicio Lanbide. Pero, ¿cómo es posible que una persona que ni siquiera reside en Euskadi - y que, para más inri, es un delincuente - pueda estar cobrando una ayuda como si lo estuviera haciendo?


Pues bien, la mayoría de esos 70 casos corresponde a expedientes que se han tramitado en Bizkaia (al frente de cuya Diputación está un gobernante "capaz", "comprometido", "abertzale", "de verdad") y era la Diputación del territorio la que tenía la competencia para inspeccionar las solicitudes de ayudas. Y la existencia de estos casos las ha detectado el servicio Lanbide (gestionado por el Gobierno Vasco y denostado por el PNV y la Diputación bizkaina), tras analizar la documentación que las Diputaciones le han remitido una vez que este servicio del Gobierno Vasco ha sido puesto en marcha para vincular la política de ayudas sociales y la política de activación para el empleo.

¿Es esta la gestión "capaz", "comprometida", "abertzale", "de verdad" que nos espera si el PNV gobierna Euskadi? Seguiremos.


+ info:
- Bizkaia tarda en enviar los expedientes al Gobierno Vasco
- Bizkaia retiene expedientes
- Reino Unido se interesa por el modelo de gestión en Euskadi

martes, 19 de junio de 2012

Egokitze ideologiko hirukoitza

Raxoiren gobernuak, hainbat agintari europearren eskutik, bultzatzen duen etengabeko egokitzeen politikak, gero eta urrunago ikusten dugun errekuperazioa atzeratzeko baino ez duela balio ideia partekatzen dut eta agerian geratzen da ez gaituela putzutik ateratzen lagunduko. Baina, kontu ekonomikoez gain, egokitzeak eredu aldaketa bat bilatzen duela pentsatzen dut. Egokitzea batez ere arlo ideologikoan gauzatzen ari dela uste dut.

Eztabaidaezina da, lehenik eta behin, arlo sozialean egokitze ideologiko bat suertatzen ari dela. Raxoiren gobernuak, orain dela gutxi lortutako botere autonomikoak biziki babestua, mendekotasunaren politika deusezten hasi zuen legealdia. Gero, bere lehen lau hilabeteak ospatu zituen, berrogei urtetako atzerapauso bat emanez, langileen eskubideei eta Espainiako sindikalismoaren funtzioari dagokienez, Lan Erreformaren onartzea dela eta. Hezkuntza eta Osasun arloko murrizketak ezagutzera eman ditu. Murrizketa hauek eragiten dute oinarrizko zerbitzuen eskaintzaren kalitatearen galtzea eta unibertsaltasunaren bukaerara daraman urrats argi bat.

 Jarraitu irakurtzen berria.info-n.

lunes, 18 de junio de 2012

El alcalde está verde


En Vitoria-Gasteiz no queda más remedio que ser verdes, al menos, durante este año. Incluso aunque sea teñido, como el musgo del logotipo que adorna la Plaza de la Virgen Blanca. A diario nos lo recuerdan en una valla o en un anuncio. El alcalde se hace a diario una foto verde y no pensamos más que en verde. No existen otros colores. No hay matices rojos, ni marrones,… ni azules gaviota se ven ya. Todo debe ser verde. Se trata de un imperativo de la campaña publicitaria – supongo que de un coste como para ponerse verde –, que ha impulsado nuestro señor alcalde.

Aunque yo creo que si hay algo verde en Vitoria-Gasteiz es el propio alcalde. Nos encontramos ante un alcalde que, en mi humilde opinión, solamente piensa en lo que dicen los medios de comunicación. Un Alcalde mediático de la nueva escuela Popular de comunicación.

Pero más allá de la mercadotecnia, hay dos cuestiones que, como ciudadano, pero también como representante público, me preocupan. En primer lugar, que el alcalde adolece de la mirada global exigible a cualquier gobernante. Y en segundo lugar, que siempre parece necesitar un enemigo exterior al que hacer culpable de todos los males que nos acechan.

Vayamos con la primera. Este año Vitoria-Gasteiz es verde, sí. Y lo es gracias a la gestión de muchos trabajadores municipales, de muchos responsables políticos y, también por cierto, al impulso que los socialistas del Ayuntamiento le dieron en la legislatura pasada para la obtención del galardón europeo. Pero una vez que cambiemos de calendario, ¿con qué fácil eslogan nos bombardeará?

¿Cuál será nuestro color en 2013? ¿Y en 2014? ¿Y en el 15? Sinceramente, en un año de gobierno, y más allá de los eslóganes, sigo sin ver que el alcalde tenga un proyecto de ciudad. Lo mismo te plancha un huevo, que te coloca una estación donde iba un palacio, a cambio de un teatro con nombre en euskera. La regeneración de Betoño y el empleo eran sus prioridades en campaña, y hoy no son sino papel mojado.

En mi opinión, el alcalde olvida permanentemente la economía real. Tenemos la suerte de vivir – toquemos madera –, de nuestra mano de obra cualificada, de la riqueza que generan de nuestra industria con alta capacidad exportadora y eficiente competitividad. Como recuerda el profesor Rivera en su extensa bibliografía sobre nuestro territorio, somos un territorio industrial. Y es esta una posición que debiera enorgullecernos ya que gracias a ella estamos mucho mejor que la media europea.

Me preocupa la miopía de centrar toda la actividad institucional en el verde publicitario facilón para, a renglón seguido, insinuar que la industria es perversa y que podemos vivir de los servicios. Afortunadamente la economía local no depende del Gobierno Municipal Popular en exclusiva. La industria debe cumplir los requisitos medioambientales, debe combinar desarrollo y seguridad, pero debemos mimarla. Va en ello el futuro del empleo en nuestra ciudad.

Hasta aquí, la falta de mirada global. La segunda cosa que me preocupaba es la necesidad que nuestro alcalde parece tener de un enemigo exterior. No sé si el lector compartirá mi sensación, pero nuestro alcalde cada día me recuerda más a los insignes representantes de aquel partido que creció al calor del fuego que creaban sus mensajes incendiarios, a modo de caricaturas. De aquel partido que recabó sus apoyos paseando botijos al grito de “los bilbaínos se beben el agua de los alaveses”. De aquel partido que de la misma forma que creció, desapareció como por ensalmo. Es lo que tiene el populismo, que sólo nada en la coyuntura.

Pero decía que me preocupaba la búsqueda del enemigo exterior, porque más allá de las reminiscencias “mosquerianas”, esto sólo demuestra inseguridad en el proyecto que uno defiende. ¿Cómo se puede decir sin rubor, después de tres años haciendo loas semanales al Gobierno Vasco del cambio, que el lehendakari no apuesta por Vitoria-Gasteiz y Álava?

¿Es que acaso no es apostar por Vitoria-Gasteiz la inversión de más de 900.000 euros en la rehabilitación de la Catedral Santa María? ¿Y presupuestar más de 450.000 en la recuperación de las murallas del Casco? ¿Y gastar más de 50 millones en los últimos tres años en el sistema tranviario que ha revolucionado el transporte en nuestra ciudad? ¿E invertir más de 34 millones en infraestructuras sanitarias mientras en otros lugares, donde gobiernan los populares, cierran camas y quirófanos? ¿No es apostar por las gentes de Álava invertir 2,6 millones en 140 proyectos de intervención social desarrolladas por el Tercer Sector? ¿No es apostar por el motor de Álava, la empresa, las subvenciones por valor de más de 55 millones en diferentes programas industriales?

Estos son sólo algunos de los ejemplos de las intervenciones que ha hecho en nuestro territorio el Gobierno Vasco que preside Patxi López. Y lo ha hecho de la mano de las instituciones alavesas, sin mirar su color político en cada momento. Por tanto no es de recibo que seamos los vitorianos quienes paguemos los platos rotos por el PP. Un partido, a cuya vanguardia se encuentra nuestro alcalde, en campaña permanente contra el Gobierno Vasco y el PSE-EE, después de haber dinamitado nuestro acuerdo porque no le gustaba que defendiésemos el modelo Euskadi frente al modelo Rajoy.

Gobernar es una cosa muy seria que implica decisión, rigor, acuerdo y, sobre todo, cumplir la palabra. Pero esto no pasa en Vitoria-Gasteiz. Porque el alcalde, en lugar de mantener los puentes con el Gobierno Vasco, los rompe; en lugar de buscar consensos en el Ayuntamiento, los dinamita. Si no fuera por la enorme crisis y el desempleo que padecemos, hasta resultaría gracioso este vaivén político en que se ha convertido el Ayuntamiento de Vitoria. Pero me temo que no estamos para bromas. Estar verde está muy bien, señor alcalde. Aunque lo que necesitamos los vitorianos es que madure. Vitoria lo necesita.




Artículo publicado en El Correo - Álava (16.06.12)


jueves, 14 de junio de 2012

La patronal ya tiene receta contra la crisis.

Hoy el presidente de la patronal, Miguel Ángel Lujua, comparecía para dar cuenta de sus recetas para salir de la crisis. Cree la patronal que el Gobierno Vasco debería poner a la venta una parte de su patrimonio con el objetivo de obtener recursos extraordinarios que se puedan destinar a relanzar la actividad económica en la comunidad autónoma. Y además, defienden la necesidad de privatizar servicios públicos.

Hasta aquí, nada nuevo. Pero después nos han presentado su receta estrella, la de verdad, la que nos sacará del atolladero en el que algunos de sus protegidos nos han metido: elecciones.

Desde luego, Lujua es un lujo. Porque si Lujua dice que necesitamos un "gobierno fuerte lo más inmediato que sea posible", se puede concluir que el actual gobierno no lo es, al menos a su juicio. Y si no lo es, ¿por qué han concertado con ese gobierno y los sindicatos UGT y CCOO en la Mesa del Diálogo Social en los últimos tres años? ¿Es que lo mejor para gestionar el plan de 2.180 millones de avales para financiación empresarial son elecciones? ¿Acaso lo mejor para desplegar los 320 millones del plan de empleo es una campaña electoral? Más aún, ¿el gobierno actual era fuerte o débil cuando ha liderado misiones comerciales - acompañando a centenares de empresas vascas - a China, Brasil, USA o Emiratos? No sé si habrá sido cosecha propia, si la ejecutiva de CONFEBASK le habrá mandatado a lanzar ese mensaje o si alguna otra ejecutiva lo habrá hecho, pero ciertamente, Lujua es un lujo.


Termino. Más allá de la coyuntura actual, ¿dónde estaba Lujua - y CONFEBASK - de 2000 a 2009, en los que jamás tuvimos un gobierno de mayoría en Euskadi? ¿Le parecían gobiernos fuertes los de Ibarretxe-Madrazo-Azkarraga? Curioso.


viernes, 1 de junio de 2012

#transparencia: punto de no retorno

Hoy hemos presentado un estudio sobre la presencia de los parlamentarios y parlamentarias vascas en Twitter, Facebook y Blogs. De paso, hemos puesto en valor el carro de iniciativas en materia de transparencia que hemos presentado a lo largo de tres años, tanto desde el Gobierno, como desde el PSE-EE y el grupo parlamentario.

Ahí va el estudio:
estudioRRSSparlamentovasco

Y aquí, la intervención que he hecho en rueda de prensa:
Transparencia y parlamentarios/as vascos/as en las RRSS