jueves, 27 de diciembre de 2012

Para buscar a los enemigos de la democracia no hace falta irse muy lejos

Página 14, segundo párrafo: "Para los antiguos griegos, los dioses castigan el orgullo de las personas que quieren ocupar su lugar y creen que pueden decidirlo todo. Para los cristianos, el hombre carga desde que nace con el pecado original, que limita seriamente sus aspiraciones. Los habitantes de los países democráticos modernos no creen necesariamente en los dioses ni en el pecado original, pero el papel de freno de sus aspiraciones lo desempeña la propia complejidad del tejido social y del régimen democrático, las múltiples exigencias que éste tiene que concilair y los intereses divergentes que intenta satisfacer. El primer enemigo de la democracia es la simplificación, que reduce lo plural a lo único y abre así el camino a la desmesura".

Este párrafo me enganchó a un ensayo que habla del pasado, muestra un compromiso con el presente, pero que sobre todo, en mi opinión, da una serie de pautas de lo que no debe ser el futuro. Y para evitar un futuro indeseable no debemos protegernos de fantasmas, de manos negras, del otro, del enemigo exterior. No, nuestros mayores peligros residen en nuestro interior, en nuestras pautas de conducta: en el mesianismo (sé cómo arreglar el mundo y lo voy a hacer como sea), en el ultraliberalismo (las penurias de los parias son daños colaterales por el bien de la economía) y el populismo y la xenofobia (crecimiento del nacionalismo excluyente).

A mí me gusta su tesis porque parte de la base de que nuestro destino no es más que la suma de las voluntades de todos y cada uno de nosotros y nosotras. Y me parece especialmente sugerente su idea de provocar una "primavera europea". Como depende de nuestra voluntad, ¿por qué esperar a Europa? ¿Y por qué esperar a España? ¿Qué tal si intentamos cambiar nuestro ámbito más cercano? Si lo que hacemos es bueno y se tiene que contagiar, ya se contagiará, ya!!!

Resumen de la presentación del libro en Madrid a cargo de Todorov pinchando aquí.

lunes, 24 de diciembre de 2012

Feliz noche

Puta mierda de día! Amanece casi despejado, voy a salir a la calle y (primera buena noticia) se me rompen las únicas gafas que tengo en casa.



"No pasa nada - pienso para mí -, estírate un poco y en las compras de última hora, añade unas gafas al presupuesto".
 
Llego a la panadería de todos los fines de semana, compro el pan para el desayuno, pillo el periódico y (segunda mala noticia) me entero de que hoy cobro casi la mitad que ayer.

Se jodió la compra de última hora! Casi que me vuelvo a la cama...




PD. En serio ya. Feliz noche a todas y todos, que disfrutéis mucho de la familia. Y gracias a los dos profesionales del periodismo con los que he hablado, tanto para la entrevista de ayer, como para la corrección de hoy.

jueves, 20 de diciembre de 2012

Regenerar el PSE - EE Birsortzea

Hoy hemos presentado 5 docuementos para el debate en el PSE-EE de Álava:

- Fiscalidad:  http://www.regeneracion2013.com/2012/11/economia-y-fiscalidad.html

- Desarrollo sostenible:  http://www.regeneracion2013.com/2012/11/medio-ambiente-desarrollo-sostenible-y.html

- Modelo socialdemócrata de sociedad:  http://www.regeneracion2013.com/2012/11/un-modelo-socialdemocrata-para-una.html

- Paz y convivencia:  http://www.regeneracion2013.com/2012/11/paz-y-convivencia.html

- Modelo de partido:  http://www.regeneracion2013.com/2012/11/modelo-de-partido.html

No son dogmas de fe, no son la solucion a los problemas... ni falta que hace. Sencillamente pretenden ser una aportación para el debate. A ver.


lunes, 17 de diciembre de 2012

Las siete diferencias




 Soy consciente de que existen muchas más que siete. También lo soy de que hay muchas similitudes. Pero me parece que puede resultar suficientemente gráfico explicar siete diferencias entre los primeros pasos del actual Gobierno Vasco y su lehendakari, respecto del saliente:

1. La fundamental. El Gobierno Vasco que hasta hoy mismo ha presidido Patxi López, ha sido el primero (y el último, esperemos) que entró bajo la amenaza directa del terrorismo de ETA. El de Urkullu es el primer gobierno que toma posesión en Paz. No explico la titánica tarea desarrollada en la última década por los responsables salientes para propiciar este escenario.

2. El lehendakari López fue investido con 39 votos de 75 (UPyD también le votó) en virtud de un acuerdo político entre el PSE-EE y el PP del País Vasco que, con algunos encontronazos lógicos, le garantizó mayoría absoluta y estabilidad para las cuestiones fundamentales durante tres años. El Gobierno del PNV comienza su andadura con el apoyo exclusivo de los suyos, 27 parlamentarios, sin ningún acuerdo de estabilidad con ningún partido por primera vez desde la Transición; no sólo es incoherente con lo denunciado por el propio Urkullu cuando el PSE-EE se quedó en minoría hace un año, sino que además parece temerario en la actual situación económico-política.

3. Patxi López fue investido lehendakari tras una exagerada y continuada (hasta el último día de su mandato) campaña de deslegitimación del resultado electoral. Esta campaña la dirigió el primer partido de la oposición y la basó en afirmaciones del recién estrenado lehendakari de este tipo: "López pretende dar un golpe institucional". No cito otras frases tan míticas como ridículas, protagonizadas por Egibar o Arzaulluz, respecto de nuestra "vasquidad", nuestro compromiso con el euskera o lo que le debemos a ETA por aupar a los socialistas Ajuria-Enea. Afortunadamente, ni un solo representante institucional o político ha cuestionado en esta ocasión la legitimidad de las insituciones de la Lehendakaritza ni del Gobierno Vasco. A esto se le llama tranquilidad, normalidad, no-crispación,...

4. El actual lehendakari ha jurado  "humildemente ante Dios y la sociedad, en pie sobre la tierra vasca, y bajo el roble de Gernika, con el recuerdo a nuestros antepasados". El lehendakari López asumió el cargo "de pie en tierra vasca, bajo el árbol de Gernika, ante vosotros, representantes de la ciudadanía vasca, en recuerdo de los antepasados, prometo desde el respeto a la ley desempeñar fielmente mi cargo". No creo que nadie se escandalice si digo que esto supone un retroceso, al menos, de cuatro años. Simbólico, sí, pero retroceso.

5. El traspaso de poderes entre los gobiernos saliente y entrante se ha producido, hasta donde yo sé, con eficacia, responsabilidad y sin estridencias (más allá del escarceo público provocado por una filtración al diario DEIA - no creo que las fuentes fueran socialistas -). Nada de desplantes públicos, ante los funcionarios o en privado. Como debe ser. Los cargos institucionales son de la ciudadanía, por tanto nadie debería considerarlos como propios... ni siquiera en Euskadi, en nombre de la "nuestros antepasados"!

6. Como consecuencia de la anterior diferencia, el nuevo Gobierno Vasco no se va a encontrar con subvenciones o gastos "raros" llevados a cabo por el Gobierno en funciones. Aún recuerdo una subvención del Gobierno Ibarretxe, ya en funciones, a la Fundación Sabino Arana por valor de 3 millones de euros.

7. El Gobierno (y la concepción de la política) de Urkullu parece que va a ser muy aburrido, gris, previsible. Hay quien dice que la política debe ser aburrida, que ese es uno de los elementos que garantizan la "buena política". Si esto es así, esta es una ventaja con relación al anterior gobierno. No obstante, yo discrepo, no me gusta el gris, no me gusta el aburrimiento y, respecto de la previsibilidad, es fácil recordar que este también fue un firme compromiso de Mariano Rajoy...




miércoles, 12 de diciembre de 2012

Política para apolíticos

¿A qué se debe el creciente divorcio entre ciudadanos y partidos? ¿Sobran políticos y faltan expertos? ¿Representan los políticos a quienes dicen representar? ¿Viviríamos mejor sin política? ¿Padecemos un exceso de burocracia? ¿Podrá internet resolver los males de la política democrática?

Son apenas seis de las decenas de preguntas se se tratan de responder en un ensayo (o en una serie de mini-ensayos) titulado "Política para apolíticos. Contra la dimisión de los ciudadanos", en el que la justificación inicial que hace Josep M. Vallés es especialmente sugestiva.

Algunas de las respuestas pueden causar una sensación decepcionante – “vaya, eso también se me había ocurrido a mí”, pensará el lector en más de una ocasión –, pero es que muchas veces se trata sencillamente de aplicar el sentido común en clave de progreso al conocimiento de la realidad socio-política que nos está tocando vivir. Eso hacen, a mi juicio, los diez profesores universitarios que escriben esta obra. Y eso sencillamente hace recomendable su lectura.

Pinchando aquí puedes encontrar el índice y el prólogo de Vallés que he mencionado.

sábado, 1 de diciembre de 2012

Construir la convivencia desde la izquierda.

Entrevista en GARA.

I.IRIONDO. Miembro de la Comisión Ejecutiva del PSE, el próximo congreso y la afiliación alavesa dirán si Óscar Rodríguez sigue en puestos de dirección. Ha ocupado puestos clave en el partido y lo conoce bien desde hace años.

¿Qué le ha pasado al PSE para perder un tercio de sus votos estando en el Gobierno?
Ya dijo Patxi López que no había sido un buen resultado y que el viejo partido se puede estar convirtiendo en un partido viejo. Ahora que se ha abierto un periodo congresual llega el tiempo de hablar de qué políticas tenemos que hacer; en segundo lugar, de cómo mejoramos ese viejo partido para hacerlo útil; y en tercer lugar y por ese orden, para hablar de nuevos liderazgos si fuera necesario.

Esa pérdida de votos se produce cuando han liderado por primera vez el Gobierno de Lakua. Y la lectura que hace una semana hizo el lehendakari fue la de una legislatura épica en la que se había hecho todo bien...
Una de las características en Euskadi es que la buena gestión se supone. Había algunos que decían que se iba a secar el Urumea si llegaba un lehendakari socialista, y ni se ha secado el Urumea ni ha desaparecido el euskara, ni se ha roto la identidad vasca ni nada por el estilo. Creo que hemos hecho una buena gestión pero no era eso lo que se votaba en estas elecciones. Era condición sine qua non para presentarse, pero no era lo que iba a determinar las elecciones. De todas formas, esta legislatura ha tenido tres cosas, que no sé si el tiempo las reconocerá, yo creo que sí. La primera, que se ha luchado contra la crisis intentado mantener los pilares del Estado de Bienestar. O sea, hemos puesto el autogobierno al servicio del Estado de Bienestar, intentando no recortar educación, sanidad y políticas sociales. En segundo lugar se ha tratado de tranquilizar la vida política e institucional en Euskadi, y creo que en gran medida se ha parado la crispación política que había. No es un logro exclusivo del Gobierno pero creo que ha trabajado para ello. Y en tercer lugar el terrorismo ha desaparecido, y no creo que haya sido por ciencia infusa. Ha habido muchos factores, pero el cambio de gobierno y las políticas que hizo, especialmente en sus primeros años de legislatura, han sido determinantes para la decisión que adoptó ETA y para el nuevo rumbo de la izquierda abertzale.

Las políticas del Gobierno fueron principalmente prohibir las fotos de los presos y retirar pancartas. No parece que eso haya sido determinante...
La deslegitimación social del terrorismo era una asignatura pendiente en Euskadi. Yo siempre había vivido en un ambiente en el que de alguna forma se legitimaba: «algo habrán hecho», «se lo merecen», «no son todo lo vasco que debieran»... Que haya llegado un Gobierno, que era necesario que fuera no nacionalista, para deslegitimar esas actitudes, ha sido fundamental para negar respaldo social a esas tesis. Eso, junto a las políticas de tipo legal e institucional que se habían hecho desde el Gobierno del Estado, ha contribuido a esa decisión.

¿La imagen que va a quedar del día que ETA anunció el fin de la lucha armada va a ser la del lehendakari en un tren a miles de kilómetros?
En los libros de historia nuestros hijos leerán lo importante y no las anécdotas, que ETA echó la persiana con un lehendakari y un presidente del Gobierno español socialistas. La novena legislatura vasca pasará a la historia por haber sido la de la paz. Ahora llega otra legislatura con otros retos, bien complicados, por cierto.

López ha acuñado la frase de «el viejo partido se está convirtiendo en un partido viejo». Alguna responsabilidad tendrá el secretario general, ¿no?
Ahora hay mucha gente que culpa a Zapatero de todos los males del PSOE, pero lo cierto es que cuando planteaba algo en el Comité Federal, la mayor parte de las veces se aprobaban por unanimidad. Seguro que Zapatero tiene mucha responsabilidad en las decisiones, muchas buenas y otras malas, que ha tomado, pero era compartida. Lo mismo ocurre en Euskadi: Patxi López ha podido acertar, se ha podido equivocar... pero lo ha hecho con prácticamente la unanimidad del partido.

Se habla de cambio de ideas y de personas, pero da la impresión de que se cambiarán las personas de un nivel pero el que pilotaba el barco se va a quedar. ¿No es contradictorio con la idea de renovación?
Patxi López y Jesús Eguiguren han llevado al PSE a su mejor momento desde la transición. Y ahora mismo, en el PSE, la persona de mayor referencia social y la que desde dentro creemos que mejor puede pilotar la renovación es Patxi López, por su autoridad y porque ya sabemos que él no aspira a estar toda la vida dirigiendo el PSE, sino que se ha comprometido a pilotar una renovación. El se ha postulado para asumir esa responsabilidad y la mayoría del partido lo acepta de buen grado.

¿Cuáles son los cambios que debe hacer el PSE?
No se trata de girar a la izquierda, sino de hacer hincapié y ganar con la calle más políticas de izquierda. Me explico: en el Parlamento vasco hay ahora dos partidos de derecha, dos de izquierdas y UPyD. El PSE tiene la oportunidad de marcar la agenda política en los próximos cuatro años en clave de izquierda. El PSE tiene que buscar a las izquierdas, en el Parlamento y en la calle, para defender las políticas sociales y el Estado de Bienestar, para hacer una reforma fiscal y luchar de forma más eficaz contra el fraude, para hablar de regeneración política y hacer una reforma de la arquitectura institucional. Y debe mirar a las izquierdas, y concretamente a la izquierda abertzale, para construir la convivencia. La novena legislatura fue la de la paz y la décima debe ser la de construir la convivencia, y también se puede construir desde la izquierda. Yo apuesto por ello.

En la pasada legislatura usted fue secretario general del grupo parlamentario y para esta ni le pusieron en la candidatura. ¿Se siente purgado?
Bueno... Juan Carlos Alonso, que es el que está siendo nuestro portavoz hasta el momento, dijo que «lo que está a la luz no requiere candil». Yo no voy a estar mirando atrás hacia mi persona. Ha pasado lo que ha pasado y lo asumo. Me hubiera disgustado más que los militantes, con listas abiertas, no me hubieran votado. Eso me habría hecho dudar de mí mismo. No han sido los militantes quienes me han dejado fuera de la lista. No pasa nada. A otra cosa.

¿Qué pasa en el PSE de Araba?
Que a los problemas que tiene la socialdemocracia europea, los de la española y los de la vasca, aquí se añade algún otro. Por ejemplo, en las elecciones locales la pérdida del voto en España fue del 21%, en Euskadi del 26% y en Álava del 37%. Y, concretando más, en Vitoria fue del 39%. Así que, además de los factores generales que lastraban al PSOE, aquí había algunos factores propios. Estamos tratando de ver cuáles son. Creemos que uno de ellos es que el PSE está perdiendo referencia social, está dejando de ser un instrumento útil para la gente, porque el PSE en Álava no es permeable. Lo que planteamos es que se abra una reflexión en la que se pueda hacer autocrítica y analizarlo todo. No hay peor ciego que el que no quiere ver. Si elección tras elección perdemos más votos que la media, algo estamos haciendo mal.

Una treintena de dirigentes y militantes presentaron el jueves un manifiesto por la regeneración. ¿Puede resumirlo?
Planteamos, básicamente, algo previo al debate de ideas y personas: una reflexión en torno a valores. El PSE necesita una regeneración profunda, de abajo arriba; que se aproveche todo el capital humano que tenemos, con las diferentes formas de pensar de nuestros militantes y votantes; el trabajo dedicado a la política de quienes dirigen la organización; ser austeros y honestos en la gestión del partido y de las instituciones; y propiciar el debate, la transparencia y la participación.

Ese parece un catálogo de acusaciones o reproches a quien actualmente lleva las riendas del partido en Araba...
El reproche está en la sociedad. Lo que hacemos en ese documento de valores es recoger lo que estamos percibiendo entre los militantes, simpatizantes y votantes, en la calle. Es importante lo que pasa entre las cuatro paredes del partido, pero tiene que haber sintonía con lo que piensa la calle. No es un reproche a nadie. Se trata de recoger lo que nosotros creemos que están pidiendo en Álava las izquierdas, las personas progresistas no nacionalistas.

Pero cuando alguien dice que los dirigentes no deben acumular cargos internos e institucionales y además sus actividades privadas, que debe ser honesto, que debe vivir como piensa para no acabar pensando como vive... no es difícil pensar que algún reproche se está haciendo a quien no cumple con eso...
Rubalcaba dijo exactamente estas dos frases en la campaña de las generales de noviembre y no creo que se refiriera ni a sí mismo ni a Zapatero.

Rubalcaba no es del sector crítico en un territorio pequeño...
Es que yo no soy del sector crítico, eso es un apellido que nos ponen. Soy tan oficial como Rodolfo Ares, tan del PSE como el que más. No me siento de un sector del partido, sino del PSE.

¿Le da pena no seguir en el Parlamento?
No por estar allí, sino por los retos que hay por delante y porque el Parlamento, si sabemos aprovecharlo, va a ser una fábrica de acuerdos en clave de progreso. Ahí están ahora el reto de la regeneración política, del mantenimiento del Estado de Bienestar con una reforma fiscal atrevida, y el construir la convivencia por la izquierda. Por lo demás, se me están abriendo unos caminos que tienen que ver con la política desde otros puntos de vista que me apasionan muchísimo. Es otra etapa. Pero yo no me he ido a ningún lado. Sigo militando en el PSE y tendré las responsabilidades que los militantes quieran que tenga.

Hablaba antes de los acuerdos de izquierdas en el Parlamento. ¿Coincidir muchas veces con EH Bildu no puede chirriar en algunos sectores del partido?
El PSE recoge muchas sensibilidades y siempre que hacemos un acuerdo con el PNV hay gente a la que le chirría; cuando lo hacemos con el PP, a otros... Lo que aspiro es a que mi partido pueda hacer acuerdos con la izquierda abertzale y que esos acuerdos chirríen lo mismo que el resto. Que chirríen lo normal. Hasta ahora no se han podido hacer, por las condiciones que no se han dado en Euskadi en los últimos treinta años. Habrá gente a la que le guste más y a la que le guste menos. Y todavía la izquierda abertzale creo que tiene un recorrido por hacer y explicaciones que dar a la ciudadanía vasca para que esos acuerdos se puedan dar con normalidad. Pero esas explicaciones que la izquierda abertzale debe a la ciudadanía vasca, se dan mejor desde donde está Hasier Arraiz [en el Parlamento] que desde donde está Arnaldo Otegi [en prisión].


Ver en gara.info.

lunes, 12 de noviembre de 2012

#14N

La semana pasada paseaba por la calle con un ilustre político. Nos encontramos con un amigo, sindicalista, importante en Euskadi. Lógicamente, hablamos de economía, de paro, de recortes, del PSOE y de la patética situación que atraviesa gran parte de la población en Euskadi y en España. "A ver qué pasa el día 14" - dijo el sindicalista. "Mira, a partir del día 14 habrá que replantearse los métodos de protesta, porque una huelga sirve para poco" - replicó el político. "Bueno, es una válvula de escape, yo creo que al menos sirve para desahogarse, ¿qué nos queda si no?" - zanjó el sindicalista. 
Proseguimos nuestro paseo, y nuestra conversación. Y tomamos algo con un señor mayor, en buena posición, sin carnet político. No dio tiempo a que el político dijese "esta boca es mía"... "Mira chico, habrá quien piense que no sirve para nada, pero si no fuera por las huelgas, la calle estaría ardiendo. Al menos sirve para que la gente muestre su indingación y se desahogue" - dijo el señor.

Se trata de una huelga política, evidentemente. Se trata de una huelga contra las políticas que lejos de ayudarnos a remontar, se están demostrando erróneas y perjudiciales para la mayor parte de la población, aquí y fuera de aquí. Por tanto, sirve como válvula de escape, que diría mi amigo el sindicalista.

Y se trata de una huelga social, también. Es una jornada para conocer la situación en la que se encuentran en otros centros de trabajo y que sirve para (re)conocer que formamos parte de un mismo colectivo. Como decía el señor mayor, si no fuera por estas formas de protesta (constitucionales, por cierto), quizás el país estaría ardiendo.

Estoy a pocos días de estar al otro lado de la barrera y de mi experiencia (sea mucha o poca) puedo decir que las huelgas, las manifestaciones y las protestas sirven para transformar la realidad. Quien quiera transformarla que no piense en lo que va a hacer el de al lado, que símplemente actúe, que ya le seguirán... si no es hoy, será mañana.

lunes, 22 de octubre de 2012

Eskerrik asko

(Artículo publicado en el blog accountability el 21 de octubre a las 19h.)



Cuando saqué a la luz este blog, sabía que en algún momento me iba a tocar escribir un post así, y ese momento ha llegado. Es verdad que soy miembro de la Diputación Permanente del Parlamento Vasco hasta que las y los nuevos electos tomen posesión de sus actas, pero considero que el día en el que oficiosamente se conocerá quiénes estarán sentados en los escaños, es un buen día para despedirme.

Pero antes de hacerlo, quiero desde aquí tributar un homenaje a los compañeros y compañeras con los que he convivido estos cuatro años en la Cámara y que de entrada no estarán en la próxima legislatura (bien porque no van en las listas – como yo –, bien porque van en puestos de no-salida).

Por supuesto, tengo muchos recuerdos de personas de otros partidos políticos. He tenido la suerte de conocer a muy buena gente (y muy buenos parlamentarios) en otras formaciones. Pero en este post quiero citar a los de mi grupo parlamentario, el socialista, pues es con ellas con quienes he pasado más horas y a quienes mejor he podido conocer.

Empiezo por mi tierra de origen, básicamente porque considero que la primera persona en ser citada debe ser Don Jesús Eguiguren Imaz, Jesús. Toda una vida entregada a la lucha por la paz y la libertad de Euskadi. Ha sido vapuleado por tirios y troyanos, por la derecha nacional y por la derecha nacionalista, por medios de comunicación y por personajes mediáticos... y, sin embargo, conozco a muy pocas personas tan respetadas por la militancia (y por la sociedad!!!) en mi partido. En el Parlamento ha tenido intervenciones memorables. Besarkada handia, Jesús!!!

De Benjamín Atutxa se podría escribir una novela... o una película. Ha sido nuestro portavoz en agricultura y pesca, además de nuestra voz y nuestra cara en muchos debates y entrevistas en Euskadi Irratia y ETB. Pero sobre todo ha sido un buen tipo, sencillo y buena persona. Se le echará de menos.

Cristina Laborda, también concejala en el Ayuntamiento de Irún, tampoco formará parte del próximo Parlamento, pero sin duda, y siempre que quiera, será parte del próximo PSE-EE, por edad y por capacidad. Ha sido portavoz del grupo en materia de igualdad.

Paco García, militante socialista en Mondragón antes que parlamentario, ha sido el encargado de recordarnos en las reuniones quincenales de dónde venimos: de la resistencia y de los ayuntamientos.  Un abrazo para él también.

Paso a Bizkaia y empiezo mandando mi más sincero abrazo a Carlos Gorostiza, compañero de angustias en no pocas ocasiones. Públicamente creo que ha intervenido siempre con seriedad en los asuntos de la materia en que ha sido portavoz, comunicación y EiTB, además de haber utilizado esa fina ironía tan característica de los buenos parlamentarios.

Pilar Pérez-Fuentes ha sido una estrecha colaboradora de quien suscribe en la famosa Comisión de Investigación por los presuntos casos de corrupción y espionaje vinculados a altos cargos y miembros del PNV. Esta comisión ha desarrollado sus trabajos prácticamente durante la mitad de la legislatura, lo que da cuenta del trabajo que ha habido detrás. Además, ha sido conmigo siempre una voz crítica (por eso mi agradecimiento es doble) y, en los asuntos parlamentarios, portavoz en materia de cultura.

Mertxe Agúndez, ex Ararteko y parlamentaria durante dos legislaturas (si no recuerdo mal, entró como independiente en 2005), ha sido nuestra portavoz en la materia penitenciaria en los últimos. Persona crítica también en nuestras reuniones, durante esta legislatura ha sido presidenta de la complicada comisión de control de EiTB.

Un abrazo también para Teresa Laespada, portavoz en una de las materias estrella de la legislatura – Políticas Sociales – que volverá a la Universidad de la que vino a investigar y a ejercer su pasión, la docencia. A Teresa también le mando un abrazo doble, porque esta noche va a ser quien tenga que dar la cara en ETB-2 en nuestro nombre y por experiencia sé que esa no es tarea fácil.

Espero que Aitor Casado me perdone la osadía. Estoy dispuesto a rectificar, pedir disculpas, autodenominarme cenizo y emborracharme a lo que sea, si sacamos 9 por Bizkaia, que es el número que ocupa Aitor en la lista. Ha sido portavoz en materia de juventud y cooperación durante la legislatura. Pero además, haciendo un esfuerzo digno de mejor causa, se convirtió por derecho propio en nuestro portavoz de vivienda, defendiendo iniciativas bien novedosas y sacando la cara al Gobierno Vasco en temas muy complejos jurídica y políticamente. Aitor, al igual que Cristina, puede que no esté en el próximo Parlamento, pero estará en el próximo PSE-EE si quiere.

Termino con mi territorio, para agradecer su dedicación a quien ha sido nuestra portavoz, además de en múltiples asuntos sectoriales, en la materia de Presupuestos en los últimos 11 años, Joana Madrigal. Desde que la conozco me ha parecido una currela incansable, tanto en el Parlamento (la más currela del grupo, y sé bien de lo que hablo), como en el partido o en el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz (que es donde yo la conocí).

Loly Escudero, que no ha tenido portavocía (apenas ha estado 8 meses en la Cámara Vasca), pero que en el tiempo que ha estado ha presidido con solvencia una de las Comisiones más complicadas del Parlamento Vasco (por el acoso al que PNV y PP han sometido al Gobierno Vasco en los últimos meses en esta materia), Empleo y Políticas Sociales, y se me ha plantado en no pocas ocasiones en el despacho para decirme que había unas cuantas cosas que estaba o estábamos haciendo mal (y ya he dicho que eso es de agradecer para mí).

Aunque los casos de Cristina González y Javier Martínez son diferentes al resto (porque ambos han estado apenas la mitad de la legislatura y porque ambos desempeñaban antes, y desempeñan después de haber sido parlamentarios, responsabilidades institucionales de relieve en Álava), no puedo dejar de citarlos en este recordatorio. A la primera como portavoz en Acción Exterior (responsabilidad que yo asumí cuando ella dejó el Parlamento) y al segundo como portavoz de Industria (responsabilidad que yo ejercí hasta su llegada al Parlamento), y como persona con la que creo haber entablado una relación de confianza. Salud también a ambos.

Quiero finalizar el apartado dedicatorias con una persona a la que me ha costado demasiado tiempo conocer y que, a cambio, en los últimos meses, se ha convertido en uno de mis referentes éticos: Esozi Leturiondo. Creo que ya está todo dicho. Ha sido nuestra portavoz en materia de euskera.


Y una vez hechos los homenajes, me despido yo. Creo que el futuro de nuestra democracia y del sistema de partidos políticos, pasa por explicar a la gente lo que se hace y el por qué de las cosas que se hacen; pasa por publicitar el origen y destino de los dineros de todos y todas; pasa por dar cuenta; en definitiva, pasa por la transparencia. Y por coherencia con lo que pienso, eso es lo que he tratado de hacer en los últimos meses a través de este blog.

Soy nieto de una pareja de portugueses que se nacionalizaron en nuestro país huyendo del hambre. Soy hijo de una pareja de obreros que vinieron de Extremadura a Euskadi, de Valverde del Fresno a Mondragón, de una casa de pueblo a las colmenas del barrio de San Andrés, uno de los tantos barrios obreros que se levantaron en Euskadi para los que tuvieron que abandonar su tierra natal en busca de un futuro mejor. Un barrio de gente que ha sudado lo que no está escrito, para sacar a esta comunidad de la crisis que se cernía sobre ella a finales de los 70 y principios de los 80. Un barrio tan vasco como el que más. Porque esa también es nuestra Euskadi.

Aunque tuve una relación de amor odio con la política, como consecuencia de los líos en los que se metía y nos metía mi padre cuando era concejal socialista en Mondragón, creo que siempre me atrajo la idea de trabajar para intentar ayudar a que la gente pudiera vivir mejor. Reconozco que cuando compartía manta quemada por la estufa con mi hermano y mis padres los viernes por la noche viendo el “Un, dos, tres”, no pensaba que fuera a ser un representante de la ciudadanía vasca en el Parlamento Vasco durante 8 años. Como tampoco lo pensaba, en los viajes que con 13 años hacía con mi tía a Basauri en busca de la mercancía que venderíamos por la mañana en su pescadería; o cuando con 15 años curraba de sol a sol durante tres meses en un hotel para poder ayudar a pagar el siguiente curso escolar; o cuando a partir de los 18 años, como tantas otros estudiantes, decidí empezar a poner cafés y copas en esta mi ciudad de adopción, Vitoria-Gasteiz, para poder pagar los gastos que la carrera ocasionaba en la economía familiar.

En definitiva, aunque pienso que con mi trabajo me he ganado cado uno de los años que he estado en el Parlamento, jamás pensé que fuera a tener el honor que he tenido. Y esto me ha hecho entender una de las grandes conquistas de la socialdemocracia y sus políticas: cualquier persona, al margen de su condición social, puede ser representante de la voluntad popular si tiene compromiso, preparación y voluntad de trabajar.

Acabo, porque cuando hace hora y media me puse a escribir, no pensé que esto me fuera a quedar tan largo.

He vivido – como tantos y tantos compañeros y amigos – muchos atentados, mucha presión, muchos insultos, mucha indignidad… Pero sin duda, el que más me ha marcado personalmente fue el de Isaías. No hay semana en la que no piense en su familia. En su familia de sangre y en su familia política. No hay semana en la que no piense en toda la gente que ha dejado lo mejor de sí misma para sostener la democracia en Euskadi. Porque si hoy hay democracia en Euskadi es por gente que, como Isaias, ha sacrificado lo más preciado para garantizar que incluso quienes atentaron contra la libertad o quienes les amparaban tuvieran leyes justas dentro de un Estado de Derecho.

Conseguida la paz, tenemos que lograr la convivencia democrática en Euskadi. Y en ese sentido, reconozco que me apena no poder estar en el próximo Parlamento Vasco, el primer Parlamento Vasco en paz de nuestra Democracia, algo por lo que he peleado desde que a los 15 años dí mis primeros pasos en las Juventudes Socialistas de Mondragón. Pero como parece que la paz que hace un año estalló en Euskadi será definitiva, seguro que habrá otras ocasiones, la vida es muy larga.

Lo dicho, ha sido un honor. Muchas gracias a la militancia de mi partido, a los votantes, y a todos y todas los que me habéis ayudado a mantener los pies en la tierra, en mi tierra.

martes, 11 de septiembre de 2012

El futuro de la política

Ciertamente, me ha costado arrancar con el blog en este nuevo curso. El título del post tampoco es nada original, se lo debemos al profesor Vallespín, pues así se llama una de sus obras que podríamos considerar ya un clásico de este siglo.

No he encontrado mejor forma de empezar que compartiendo con vosotros una reflexión en forma de Power Point, sobre el futuro de la política y del Parlamento que tuve ocasión de hacer hace una semana (paradojas de la vida!!!!) en los curso de verano de la UPV.

La fórmula es sencilla: Autocrítica y Debate + Transparencia + Participación = Mejor Democracia. Espero que os motive!

El Parlamento del futuro

viernes, 10 de agosto de 2012

La brújula de medianoche

El pasado 20 de octubre empezó a aclararse el oscuro cielo vasco. Tras décadas de esfuerzo democrático y tres procesos de paz dinamitados con otros tantos atentados, ETA anunció el cese definitivo de su actividad terrorista. Lo conseguimos.

Hace un año sólo parecía posible un final así. Pero hace tres, cuando ETA asesinaba a dos agentes de la Guardia Civil en Mallorca, el actual nos parecía un escenario casi imposible. Nos costaba pensar que serían los últimos asesinados por ETA en España.

Si vemos con urgencias temporales y mediáticas lo ocurrido, nos parecerá que la decisión terrorista de no volver a matar ha sido casi un apunte más de su historia sangrienta, consustancial al mismo hecho de su nacimiento. Si lo vemos con perspectiva, esta legislatura vasca, que nació bajo la amenaza directa de ETA, pasará a la historia por poner fin a una trayectoria que no era sólo violenta, sino que iba acompañada de un componente de justificación, comprensión o consentimiento por parte de sectores sociales, que le habían permitido sobrevivir cincuenta años. Las llamas de los apoyos explícitos e implícitos fueron menguando, pero los rescoldos quedaron.

Lograda la paz, que ha sido lo más duro, tenemos que poner en el objetivo la convivencia, que probablemente será lo más difícil. Porque no va a ser fácil que quienes encontraron en el terror el sentido a sus vidas, reconozcan el daño causado. No va a ser fácil que quienes han crecido en el odio hacia nuestras instituciones, reconozcan ahora la legitimidad de las mismas. Tampoco va a ser fácil que admitamos indubitadamente que no hay atajos en la lucha contra el terrorismo y que hay que aclarar las situaciones en las que estos fueron empleados. No va a ser nada fácil que todos los que han sufrido amenazas en su propia casa, en su barrio, en el bar, junto a sus hijos, vayan ahora a excusarlas, cuando al otro lado todavía hay quienes piensan (e incluso verbalizan) que "algo habrán hecho". Será difícil.

Sin embargo, las cosas no han podido empezar mejor en el terreno de la construcción de la convivencia futura. En las primeras semanas del nuevo tiempo abierto en Euskadi, de la mano del lehendakari, y a raíz de una propuesta de los entonces parlamentarios de Aralar, se constituyó una ponencia parlamentaria para la paz y la convivencia.

Entre dudas, críticas y mucho ruido, la ponencia ha trabajado discretamente, pidiendo aportaciones, escuchando opiniones propias y ajenas, leyendo y escribiendo a varias manos. Y en apenas dos meses de trabajo, 72 de los 75 parlamentarios nos hemos comprometido en un documento en cuyo frontispicio se colocan dos principios:
1. Para una paz con memoria. La paz y la convivencia futura requieren el reconocimiento de la injusticia de la violencia, el reconocimiento del daño causado y de la dignidad de las víctimas, todas ellas merecedoras del derecho a la verdad, la justicia y la reparación.
2. Garantía de no repetición. Ni una sola causa política puede situarse por encima de los principios básicos de la ética y el respeto a los derechos humanos. Los derechos humanos constituyen un absoluto ético por encima de cualquier causa.

PNV, PSE-EE, PP, Ezker Anitza y los tres parlamentarios expulsados de Aralar (precisamente por impulsar esta ponencia parlamentaria), acordamos esos principios que constituyen un suelo ético para el futuro. Un suelo por el que todos, los que están y los que estarán en las instituciones, tendremos que pasar en el camino hacia el futuro.



Ese acuerdo se formalizó y publicitó a los pies de una escultura que preside la entrada al Parlamento Vasco, la "brújula de medianoche" de Cristina Iglesias, que se erigió en memoria de todas las víctimas del terrorismo. Un lugar simbólico para dar luz a un acuerdo, en mi opinión, histórico. Un acuerdo, el primero, en el largo camino hacia un futuro diferente, hacia un futuro mejor.

Porque yo imagino un futuro mejor. Imagino un futuro en el que el debate público en Euskadi esté centrado en la lucha contra la pobreza (aquí y fuera de aquí), en la ampliación de los derechos de ciudadanía y en la multiplicación de la inversión en creatividad e I+D como fórmula para lograr un desarrollo sostenible en su sentido más amplio.

Imagino gobiernos diferentes en el futuro en nuestros ayuntamientos. Gobiernos "normales" (hoy impensables) entre PP y PNV o entre el PSE-EE y la izquierda abertzale al frente de las instituciones comunes.

Imagino el futuro de Euskadi como el amanecer de cualquiera de los días que viviemos en este periodo estival, luminoso. Pero para superar nuestro oscuro pasado y atravesar el nublado presente, necesitamos dejarnos guiar por la “brújula de medianoche”. Para no olvidar. Para que nunca más se vuelva a repetir.


(Artículo publicado hoy en El Correo y en El Diario Vasco. Vuelvo a finales de agosto. Que disfrutéis mucho los que podáis y mucho ánimo a los que estéis buscando curro) 

miércoles, 1 de agosto de 2012

Urkullu: el alumno aventajado de Rajoy

Cada vez se me parecen más, esa es la verdad. Urkullu es como el Rajoy vasco, al menos en su comportamiento (al pensamiento, no llego). Veamos tres ejemplos.

Capítulo comida. No sé si son buenos comedores, pero desde luego lo de la digestión lo llevan fatal. Rajoy tuvo una malísima digestión por la pérdida del poder en el año 2004. Que si Zapatero entró en la Moncloa de la mano de los terroristas, que si conspiraciones del PSOE junto a Marruecos,... La digestión de la pérdida de poder por parte del PNV en 2009 tampoco estuvo mal, lo más suave que dijo Urkullu fue que Patxi López alcanzó la Lehendakaritza gracias a un "golpe insitucional".

Posteriormente llegó el apartado "profecías apocalípticas desde la oposición". Las del PP no estuvieron mal, aunque algunas las habíamos escuchado ya en nuestra historia reciente. Aún recuerdo que el PSOE y Zapatero "traicionado a los (a nuestros) muertos", pactando con ETA, que rompíamos España con el Estatuto catalán... El avanzado alumno de Rajoy, Urkullu, no se quedó a la zaga, porque desde el primer día mandó a sus parlamentarios y cargos públicos decir cosas tan curiosas como que íbamos a acabar con el euskera "porque no lo sentimos" o que íbamos a "destrozar" el país con nuestra gestión. El propio Urkullu ha vaticinado en alguna ocasión la quiebra de las arcas públicas (como profeta no tiene mucho futuro), mientras que su partido ha tratado de poner todos los palos que le ha sido posible en las ruedas de la Administración vasca, tratando de bloquear la acción del Gobierno y no dando el sí a ninguna iniciativa en materia económica del Gobierno Vasco. Muy parecido a lo que hizo Rajoy cuando empezamos a estar con el agua al cuello, allá por mayo de 2010. Este apartado podría también llamarse "patriotismo de hojalata" o "abertzalismo del bueno"; esto es, "no me importa que el país se hunda si yo no lo gobierno".

Finalmente llegó el momento "candidato a la presidencia". Como candidato, Rajoy nunca dijo lo que quería hacer si alcanzaba el poder. Bueno, sí, dijo lo que no iba a hacer... no me extiendo. Si hay un terreno en el que Urkullu es un alumno aventajado de Rajoy, se trata de este. Urkullu no dice nada de lo que haría en el caso de que gobernara Euskadi, más allá de apelaciones a sacrificios (quizás como los que están imponiendo sus primos catalanes) y la necesidad de impulsar la economía vasca (ya he dicho que no ha apoyado ni una sola de las múltiples iniciativas del Gobierno Vasco en el Parlamento). Y tanto Rajoy como su aventajado alumno vasco, pasaron muchos meses reclamando elecciones anticipadas, porque "muerto el perro, acabaría la rabia"... (a la vista está lo que ha mejorado la mayoría absoluta del PP el rumbo del país).  Visto lo visto, no sé qué es peor: si pensar que no tenían alternativas para solucionar los problemas de la gente en España, o no querían darlas a conocer; si no tienen alternativas para Euskadi o si no quieren darlas a conocer.

lunes, 30 de julio de 2012

100 days

A esto se le llama enfocar bien el objetivo: afros, mujeres y jóvenes. Yendo al tema, se evita la dispersión!

viernes, 27 de julio de 2012

Gigante

Ya sé que se puede acudir al manido argumento del efecto LHR (la herencia recibida). Ya sé que hicimos cosas mal. Ya sé que tenemos que cambiar mucho para que mucha gente pueda volver a confiar en nosotros. Ya lo sé. Pero no me digáis que Mariano no es un grande de España! Qué digo, grande no, gigante!

viernes, 20 de julio de 2012

Un periodo productivo en cantidad y en calidad


Me propongo hacer un somero balance de lo que han sido los últimos seis meses de trabajo parlamentario. Pero no puedo empezar sin hacer mención a la coyuntura económico política del momento, porque es terrible. Tanto que, exceptuando las contrarias al terrorismo de ETA, no ha habido desde la Transición movilizaciones sociales tan importantes como las que estamos viviendo estos días en contra de la política de recorte sobre recorte que, subido en su mayoría absoluta, está aplicando el Gobierno de Rajoy. En ese sentido, es oportuna y necesaria la (o)posición que lidera el lehendakari desde Euskadi: defensa de los servicios públicos básicos, defensa del autogobierno, medidas de crecimiento y acuerdo de país sobre fiscalidad y optimización de recursos.

Con estos mimbres, yo no sé hacer el cesto que de respuesta a la pregunta que encabeza este artículo. Será el lehendakari, como corresponde estatutariamente, quien decida cuándo llama a la ciudadanía las urnas. Lo que sí puedo afirmar con rotundidad es que el último periodo de sesiones que hemos vivido en el Parlamento Vasco ha sido el más fructífero de toda la legislatura.

Es verdad que para evaluar la acción de Gobierno y un Parlamento, no basta con observar la cantidad de iniciativas o leyes aprobadas. Hace falta también estudiar la calidad de las mismas. Por eso hablaré de ambas.

A pesar de que el PP decidió dejar de apoyar al Gobierno Vasco, para respaldar a Rajoy y sus viernes, en este último periodo de sesiones se han cerrado en plenos y comisiones 106 acuerdos no de ley, habiendo firmado el Grupo Socialista en 93 de ellos y habiendo apoyado parcialmente otros 7. Pero lo que es más importante, desde enero hemos aprobado 18 leyes en el Parlamento. En total, en esta legislatura hemos sacado adelante 34 leyes y, en estos momentos, hay otras 17 en tramitación. A poco bien que vayan las cosas en este terreno, habremos sobrepasado la cuarentena al final de la legislatura. Y estos datos son buenos comparativamente, porque la mayor productividad legislativa no se produce por norma general en el primer mandato de un Gobierno, sino en el segundo o tercero. Ahí están los datos para quien le interesen.

Entrando en el contenido, en unos momentos en los que todas las noticias son de recortes, se han remitido o aprobado leyes para garantizar y ampliar derechos y servicios sociales básicos (como, por ejemplo, con la ley para atender íntegramente a los transexuales). Hemos aprobado leyes para ayudar en la lucha contra el primer problema que tenemos, la crisis y el desempleo (algo que se ha buscado, por ejemplo, con la ley de garantía de ingresos, con la de Lanbide o con las de Presupuestos, avalando el modelo Euskadi de impulso de la actividad que genera crecimiento y garantía de derechos básicos). Y hemos sacado adelante leyes para dar seguridad jurídica en un sector que ha sido clave en la caída, y que debe serlo también en el remonte para salir de la crisis, como es del sector financiero (hemos impulsado y aprobado la ley de cajas, a pesar de que no nos gusta el modelo de representación tan poco plural que se ha determinado finalmente en la ley con los votos de PNV y PP).

Cuantitativamente, el resultado ha sido una actividad legislativa de poco rechazo. Cualitativamente, ha sido una actividad legislativa de calidad. Además, como norma general, el debate ha culminado en amplios consensos. Por ello creo que el lehendakari y quienes le apoyamos hemos demostrado impulso y capacidad de acuerdo en este terreno.

Pero no ha sido un camino plagado de rosas. Hemos sacado adelante proyectos legislativos de todo tipo, a pesar de la dilación en las tramitaciones de algunas leyes, especialmente por la acción del primer grupo de la oposición. Un grupo, por cierto, que con la que ha caído y la que sigue cayendo, no ha aprobado ni una sola iniciativa propuesta por el Gobierno Vasco en materia económica. Ni una. Esta ha sido su alternativa. Quizás por eso, por la falta de alternativas, reclaman de forma cansina elecciones, idea a la que se ha sumado de forma entusiasta el PP desde que dejó de ser solidario con los ciudadanos vascos para ser solidario con el Gobierno de España.

Como decía al principio, no serán ni el PNV, ni el PP, ni EHB, ni siquiera el PSE-EE, quienes decidan cuándo serán las elecciones. Será el lehendakari quien lo haga, cuando lo estime conveniente en clave de país. De modo que sería deseable que, mientras tanto, los parlamentarios y los partidos estemos con la gente y sus preocupaciones. Porque está contrastado que a la ciudadanía, incluidos los votantes de quienes tanto la reclaman, la fecha electoral le importa bien poco. Le importa que los políticos nos ocupemos de sus problemas. Y eso es a lo que mi grupo y el Gobierno se están dedicando con energía.


Más info aquí.

jueves, 5 de julio de 2012

Egokitze ideologiko hirukoitzaren aurka

Aurreko artikulu batean (Egokitze ideologiko hirukoitza, BERRIA 2012-06-20) proposatzen nuen Espainiako Gobernua egiten ari dena, egokitze ekonomiko soila ez-ezik, egokitze ideologiko bat dela, hots, eredua liberalismo basatiaren ikuspuntutik aldatzeko saio bat eta zerbitzu publikoen aldikako pribatizazioa.

Nire ustetan, une hauetan bizi dugun egoeraren deskribapena egina, galdetu ahal da sozialdemokrazia prest dagoen edo ezkerreko pertsonak egokitze hirukoitz honi aurre egiteko prest gauden.

Uste dut sozialdemokraziaren berrarmatze ideologiko bat falta dela, baina, batez ere, alde batera utzi behar direla konplexuak eta jakin behar dela baietz, egin dezakegula. Ardatz bikoitz baten oinarritu beharko litzatekeen ekintza bat behar da, nire aburuz: alternatiben eskaintza egin eta kalean arreta jarri.

Jarraitu irakurtzen Berria.info-n

miércoles, 27 de junio de 2012

Un gobierno "de verdad"

"Queremos recuperar el Gobierno vasco frente a la impostura y la indolencia" del Ejecutivo del lehendakari López, para lo que pondremos en marcha el "modelo PNV, un modelo contrastado en épocas de crisis y en épocas de bonanza".

Esta fue una de las ideas que expresó Íñigo Urkullu el día que fue reelegido como Presidente del partido de los "seguidores de dios y la ley vieja". El lehendakari y el PSE-EE apostamos por el modelo Euskadi y el PNV, pues apuesta por su model particular.  Perfecto!

Pero Urkullu dijo más. De hecho, basó su discurso en esta idea fuerza: "Euskadi se merece otro Gobierno. Capaz. Comprometido. Lo vamos a hacer. Os lo prometo. Un Gobierno abertzale. Un Gobierno vasco de verdad. Un Gobierno del PNV".


No voy a hablar de lo que hicieron en el pasado los gobiernos del PNV, aunque tendría como para escribir posts y no parar. Muchas cosas buenas, claro. Pero también muchas malas, muy malas.

Hablaré sobre el presente. Hoy mismo hemos podido saber que el servicio Lanbide ha detectado setenta personas que cobraban renta de garantía de ingresos (RGI) en Euskadi y que ni siquiera residían en España. Pero este post no va sobre el fraude social (que es el chocolate del loro en comparación con el fraude fiscal), sino sobre la buena gestión que hacen los gobiernos. Y concretamente, sobre la gestión que hace un gobierno "capaz", "comprometido", "abertzale", "de verdad".

Resulta que las 70 personas a las que aludo fueron expulsadas del país, tras haber residido en Euskadi y haberse acogido a la política de ayudas, por haber cometido algún delito, por tanto se trataba de delincuentes probamos (igual me da la nacionalidad!). Se trata de una minoría entre los expedientes que se disponen en el servicio Lanbide. Pero, ¿cómo es posible que una persona que ni siquiera reside en Euskadi - y que, para más inri, es un delincuente - pueda estar cobrando una ayuda como si lo estuviera haciendo?


Pues bien, la mayoría de esos 70 casos corresponde a expedientes que se han tramitado en Bizkaia (al frente de cuya Diputación está un gobernante "capaz", "comprometido", "abertzale", "de verdad") y era la Diputación del territorio la que tenía la competencia para inspeccionar las solicitudes de ayudas. Y la existencia de estos casos las ha detectado el servicio Lanbide (gestionado por el Gobierno Vasco y denostado por el PNV y la Diputación bizkaina), tras analizar la documentación que las Diputaciones le han remitido una vez que este servicio del Gobierno Vasco ha sido puesto en marcha para vincular la política de ayudas sociales y la política de activación para el empleo.

¿Es esta la gestión "capaz", "comprometida", "abertzale", "de verdad" que nos espera si el PNV gobierna Euskadi? Seguiremos.


+ info:
- Bizkaia tarda en enviar los expedientes al Gobierno Vasco
- Bizkaia retiene expedientes
- Reino Unido se interesa por el modelo de gestión en Euskadi

martes, 19 de junio de 2012

Egokitze ideologiko hirukoitza

Raxoiren gobernuak, hainbat agintari europearren eskutik, bultzatzen duen etengabeko egokitzeen politikak, gero eta urrunago ikusten dugun errekuperazioa atzeratzeko baino ez duela balio ideia partekatzen dut eta agerian geratzen da ez gaituela putzutik ateratzen lagunduko. Baina, kontu ekonomikoez gain, egokitzeak eredu aldaketa bat bilatzen duela pentsatzen dut. Egokitzea batez ere arlo ideologikoan gauzatzen ari dela uste dut.

Eztabaidaezina da, lehenik eta behin, arlo sozialean egokitze ideologiko bat suertatzen ari dela. Raxoiren gobernuak, orain dela gutxi lortutako botere autonomikoak biziki babestua, mendekotasunaren politika deusezten hasi zuen legealdia. Gero, bere lehen lau hilabeteak ospatu zituen, berrogei urtetako atzerapauso bat emanez, langileen eskubideei eta Espainiako sindikalismoaren funtzioari dagokienez, Lan Erreformaren onartzea dela eta. Hezkuntza eta Osasun arloko murrizketak ezagutzera eman ditu. Murrizketa hauek eragiten dute oinarrizko zerbitzuen eskaintzaren kalitatearen galtzea eta unibertsaltasunaren bukaerara daraman urrats argi bat.

 Jarraitu irakurtzen berria.info-n.

lunes, 18 de junio de 2012

El alcalde está verde


En Vitoria-Gasteiz no queda más remedio que ser verdes, al menos, durante este año. Incluso aunque sea teñido, como el musgo del logotipo que adorna la Plaza de la Virgen Blanca. A diario nos lo recuerdan en una valla o en un anuncio. El alcalde se hace a diario una foto verde y no pensamos más que en verde. No existen otros colores. No hay matices rojos, ni marrones,… ni azules gaviota se ven ya. Todo debe ser verde. Se trata de un imperativo de la campaña publicitaria – supongo que de un coste como para ponerse verde –, que ha impulsado nuestro señor alcalde.

Aunque yo creo que si hay algo verde en Vitoria-Gasteiz es el propio alcalde. Nos encontramos ante un alcalde que, en mi humilde opinión, solamente piensa en lo que dicen los medios de comunicación. Un Alcalde mediático de la nueva escuela Popular de comunicación.

Pero más allá de la mercadotecnia, hay dos cuestiones que, como ciudadano, pero también como representante público, me preocupan. En primer lugar, que el alcalde adolece de la mirada global exigible a cualquier gobernante. Y en segundo lugar, que siempre parece necesitar un enemigo exterior al que hacer culpable de todos los males que nos acechan.

Vayamos con la primera. Este año Vitoria-Gasteiz es verde, sí. Y lo es gracias a la gestión de muchos trabajadores municipales, de muchos responsables políticos y, también por cierto, al impulso que los socialistas del Ayuntamiento le dieron en la legislatura pasada para la obtención del galardón europeo. Pero una vez que cambiemos de calendario, ¿con qué fácil eslogan nos bombardeará?

¿Cuál será nuestro color en 2013? ¿Y en 2014? ¿Y en el 15? Sinceramente, en un año de gobierno, y más allá de los eslóganes, sigo sin ver que el alcalde tenga un proyecto de ciudad. Lo mismo te plancha un huevo, que te coloca una estación donde iba un palacio, a cambio de un teatro con nombre en euskera. La regeneración de Betoño y el empleo eran sus prioridades en campaña, y hoy no son sino papel mojado.

En mi opinión, el alcalde olvida permanentemente la economía real. Tenemos la suerte de vivir – toquemos madera –, de nuestra mano de obra cualificada, de la riqueza que generan de nuestra industria con alta capacidad exportadora y eficiente competitividad. Como recuerda el profesor Rivera en su extensa bibliografía sobre nuestro territorio, somos un territorio industrial. Y es esta una posición que debiera enorgullecernos ya que gracias a ella estamos mucho mejor que la media europea.

Me preocupa la miopía de centrar toda la actividad institucional en el verde publicitario facilón para, a renglón seguido, insinuar que la industria es perversa y que podemos vivir de los servicios. Afortunadamente la economía local no depende del Gobierno Municipal Popular en exclusiva. La industria debe cumplir los requisitos medioambientales, debe combinar desarrollo y seguridad, pero debemos mimarla. Va en ello el futuro del empleo en nuestra ciudad.

Hasta aquí, la falta de mirada global. La segunda cosa que me preocupaba es la necesidad que nuestro alcalde parece tener de un enemigo exterior. No sé si el lector compartirá mi sensación, pero nuestro alcalde cada día me recuerda más a los insignes representantes de aquel partido que creció al calor del fuego que creaban sus mensajes incendiarios, a modo de caricaturas. De aquel partido que recabó sus apoyos paseando botijos al grito de “los bilbaínos se beben el agua de los alaveses”. De aquel partido que de la misma forma que creció, desapareció como por ensalmo. Es lo que tiene el populismo, que sólo nada en la coyuntura.

Pero decía que me preocupaba la búsqueda del enemigo exterior, porque más allá de las reminiscencias “mosquerianas”, esto sólo demuestra inseguridad en el proyecto que uno defiende. ¿Cómo se puede decir sin rubor, después de tres años haciendo loas semanales al Gobierno Vasco del cambio, que el lehendakari no apuesta por Vitoria-Gasteiz y Álava?

¿Es que acaso no es apostar por Vitoria-Gasteiz la inversión de más de 900.000 euros en la rehabilitación de la Catedral Santa María? ¿Y presupuestar más de 450.000 en la recuperación de las murallas del Casco? ¿Y gastar más de 50 millones en los últimos tres años en el sistema tranviario que ha revolucionado el transporte en nuestra ciudad? ¿E invertir más de 34 millones en infraestructuras sanitarias mientras en otros lugares, donde gobiernan los populares, cierran camas y quirófanos? ¿No es apostar por las gentes de Álava invertir 2,6 millones en 140 proyectos de intervención social desarrolladas por el Tercer Sector? ¿No es apostar por el motor de Álava, la empresa, las subvenciones por valor de más de 55 millones en diferentes programas industriales?

Estos son sólo algunos de los ejemplos de las intervenciones que ha hecho en nuestro territorio el Gobierno Vasco que preside Patxi López. Y lo ha hecho de la mano de las instituciones alavesas, sin mirar su color político en cada momento. Por tanto no es de recibo que seamos los vitorianos quienes paguemos los platos rotos por el PP. Un partido, a cuya vanguardia se encuentra nuestro alcalde, en campaña permanente contra el Gobierno Vasco y el PSE-EE, después de haber dinamitado nuestro acuerdo porque no le gustaba que defendiésemos el modelo Euskadi frente al modelo Rajoy.

Gobernar es una cosa muy seria que implica decisión, rigor, acuerdo y, sobre todo, cumplir la palabra. Pero esto no pasa en Vitoria-Gasteiz. Porque el alcalde, en lugar de mantener los puentes con el Gobierno Vasco, los rompe; en lugar de buscar consensos en el Ayuntamiento, los dinamita. Si no fuera por la enorme crisis y el desempleo que padecemos, hasta resultaría gracioso este vaivén político en que se ha convertido el Ayuntamiento de Vitoria. Pero me temo que no estamos para bromas. Estar verde está muy bien, señor alcalde. Aunque lo que necesitamos los vitorianos es que madure. Vitoria lo necesita.




Artículo publicado en El Correo - Álava (16.06.12)


jueves, 14 de junio de 2012

La patronal ya tiene receta contra la crisis.

Hoy el presidente de la patronal, Miguel Ángel Lujua, comparecía para dar cuenta de sus recetas para salir de la crisis. Cree la patronal que el Gobierno Vasco debería poner a la venta una parte de su patrimonio con el objetivo de obtener recursos extraordinarios que se puedan destinar a relanzar la actividad económica en la comunidad autónoma. Y además, defienden la necesidad de privatizar servicios públicos.

Hasta aquí, nada nuevo. Pero después nos han presentado su receta estrella, la de verdad, la que nos sacará del atolladero en el que algunos de sus protegidos nos han metido: elecciones.

Desde luego, Lujua es un lujo. Porque si Lujua dice que necesitamos un "gobierno fuerte lo más inmediato que sea posible", se puede concluir que el actual gobierno no lo es, al menos a su juicio. Y si no lo es, ¿por qué han concertado con ese gobierno y los sindicatos UGT y CCOO en la Mesa del Diálogo Social en los últimos tres años? ¿Es que lo mejor para gestionar el plan de 2.180 millones de avales para financiación empresarial son elecciones? ¿Acaso lo mejor para desplegar los 320 millones del plan de empleo es una campaña electoral? Más aún, ¿el gobierno actual era fuerte o débil cuando ha liderado misiones comerciales - acompañando a centenares de empresas vascas - a China, Brasil, USA o Emiratos? No sé si habrá sido cosecha propia, si la ejecutiva de CONFEBASK le habrá mandatado a lanzar ese mensaje o si alguna otra ejecutiva lo habrá hecho, pero ciertamente, Lujua es un lujo.


Termino. Más allá de la coyuntura actual, ¿dónde estaba Lujua - y CONFEBASK - de 2000 a 2009, en los que jamás tuvimos un gobierno de mayoría en Euskadi? ¿Le parecían gobiernos fuertes los de Ibarretxe-Madrazo-Azkarraga? Curioso.


viernes, 1 de junio de 2012

#transparencia: punto de no retorno

Hoy hemos presentado un estudio sobre la presencia de los parlamentarios y parlamentarias vascas en Twitter, Facebook y Blogs. De paso, hemos puesto en valor el carro de iniciativas en materia de transparencia que hemos presentado a lo largo de tres años, tanto desde el Gobierno, como desde el PSE-EE y el grupo parlamentario.

Ahí va el estudio:
estudioRRSSparlamentovasco

Y aquí, la intervención que he hecho en rueda de prensa:
Transparencia y parlamentarios/as vascos/as en las RRSS

lunes, 28 de mayo de 2012

Raca-raca-raca-raca...

Ayer se produjo un debate que no había tenido lugar en 32 años en el Parlamento Vasco: un pleno monográfico sobre la necesidad de un sistema tributario más justo, equitativo y progresivo. Y como el impulso ha sido del PSE-EE, comienzo el post colgando la iniciativa que presentamos los 25 parlamentarios, así como la intervención íntegra que ha hecho Pastor.

Subí los resultados (están en http://dandocuenta.blogspot.com/ ) y prometí que hoy haría un comentario. Pero estoy fundidísimo, de modo que voy a pillar uno prestado de mi amigo Txarlie:

Cada vez que se plantea una subida de impuestos en la que paguen más quellos que más tienen, la derecha se pone de uñas, repitiendo un mantra que dice que si apretamos el bolsillo de los ricos, estos se irán del país. Y si los ricos se van del país, se irán sus empresas. Y si se van sus empresas, se perderán puestos de trabajo.


Pero esta creencia es falsa. Tal es así que incluso está siendo desmentida por ... SEGUIR LEYENDO EN Ezkerretik Ekintza - Con Mano Izquierda

miércoles, 23 de mayo de 2012

Sí a la ley municipal

No hay excusas para no sacar una ley municipal (la que sea) 30 años después. Ahí va la intervención que hice en el Parlamento Vasco en nombre del PSE-EE, en defensa del proyecto de ley municipal remitido por el Gobierno Vasco a la Cámara.




lunes, 21 de mayo de 2012

Combatir un ajuste ideológico


Comparto la idea de que la política de ajuste sobre ajuste que está impulsando el Gobierno de Rajoy, de la mano de algunos dirigentes de la UE Europa, no sólo sirve ya para retrasar una recuperación que cada vez vemos más lejana, sino que todo apunta a que no nos va a sacar del atolladero. Pero, más allá de lo económico, el ajuste busca un cambio de modelo y es sobre todo ideológico, en el sentido social, institucional y discursivo.

Es incuestionable que asistimos a un ajuste ideológico en lo social. El Gobierno Rajoy, entusiásticamente apoyado por su recién conseguido poder autonómico, se estrenó cargándose sin pestañear la dependencia, el aún no consolidado cuarto pilar del Estado del Bienestar. Posteriormente, dio un paso atrás de 40 años en cuanto a los derechos de los trabajadores y la función del sindicalismo en España, con la aprobación de la Reforma Laboral. Y en las últimas semanas, ha dado a conocer los recortes en Educación y Sanidad, unos recortes que además de suponer una pérdida en la calidad de la prestación de los servicios básicos, son un paso decidido hacia el fin de su universalidad.

Mi generación, no ha conocido un país sin sindicatos que velasen por el mantenimiento de unas condiciones laborales más o menos dignas, ni sin derecho a recibir educación básica o ser atendido en un centro de salud, al margen de la familia en la que hubiéramos nacido. Pero esto no significa que no lo vayamos a conocer. Y esto supone un cambio sustancial de modelo.

En segundo lugar, estamos ante un ajuste ideológico en lo institucional. Hace ya más de dos años, asistí a un curso que organizaba la Universidad de Alcalá titulado "El reto de la competitividad de la economía española", dirigido por Rodrigo Rato y coordinado por Juan Costa, que contó con la presencia de empresarios de primer nivel, además de con relevantes miembros del Gobierno socialista, una cincuentena de políticos del PP y una nutrida representación de CíU y el PNV. La clave para mejorar la competitividad era la "inexcusable" necesidad de cambio del modelo de Estado, se hablase de lo que se hablara. El Estado de las Autonomías - se decía - rompía la unidad de mercado, la condición necesaria para sacar al país de una crísis que aún no conocíamos al completo.

La forma en la que el Gobierno ha planteado los recortes en Sanidad y Educación, viene a coincidir con la visión que se expresaba en aquel maldito curso. Es igual que las Autonomías -unas más que otras- hayan hecho una gestión eficiente de sus competencias en esta materia. Es igual que existan mecanismos de coordinación interterritorial y órganos para el acuerdo entre el Estado y las Comunidades Autónomas. Es igual que hayamos vivido 30 años ininterrumpidos de progreso e igualación en las condiciones de vida de los ciudadanos del país gracias, entre otras cosas, al Estado Autonómico. Es igual. Y esto también significa un cambio de modelo.

Y en tercer lugar, considero que también empieza a tomar cuerpo un ajuste ideológico en lo discursivo, tan peligroso como los dos anteriores. Ya en la campaña electoral, el candidato Rajoy deslizó más de alguna propuesta con tintes xenófobos, cuando se refería al excesivo volumen de personas inmigrantes que habíamos recibido en los últimos años o que hacían uso de los servicios públicos "de los españoles". Pero nunca como en los últimos tiempos hemos asistido a medidas concretas, que parecen encaminadas a propiciar la segregación y una mayor excitación de las bajas pasiones que todos llevamos dentro. ¿Acaso piensa el Gobierno que van a dejar los médicos de atender a una persona inmigrante que llegue a una consulta con síntomas evidentes de alguna enfermedad contagiosa? ¿O acaso soluciona algún problema en la sanidad pública dejar como única opción para estas personas la asistencia en urgencias? No, pero lo que hacen estas medidas, es poner una alfombra roja a la privatización a plazos de la sanidad.

Cabría preguntarse si está preparada la socialdemocracia para combatir este triple ajuste y cómo debemos hacerlo. Pienso que nuestra acción debe ofrecer alternativas creíbles ante el ajuste ideológico-económico, sin resignarnos ante la máxima del "no hay otra alternativa",.

Podemos y debemos construir una alternativa fiscal, que nos permita sostener los servicios públicos del Estado del Bienestar garantizando su universalidad. Y para ello, debemos hacer que sea más justa. La gente que está en nómina en España paga 26 puntos menos de impuestos que en Suecia o 14 menos que en la media de la UE. Pero en lo que pagan personas más adineradas (el 1% de los más ricos) la diferencia es mucho mayor, pues son 80 puntos menos que en Suecia y 50 menos que la media UE. ¿Alguien se atreve a decir que nuestra fiscalidad no diferencia entre clases sociales?

Podemos y debemos defender el Estado de las Autonomías -en nuestro caso particular, el Autogobierno vasco-, proponiendo una reforma del mismo, haciendo una revisión crítica de las luces y sombras que ha arrojado en los últimos 30 años, que avance hacia una mayor federalización. Sólo quienes creen en el sistema, plantean su reforma. Por eso es necesario poner una alternativa encima de la mesa ya.

Y podemos y debemos combatir el ajuste discursivo hacia el extremismo al que se nos quiere someter, pero para combatir el discurso xenófobo hace falta no renegar de ser quienes somos ni de donde venimos y defender la dignidad de las personas y la igualdad de oportunidades para los más humildes.

Por otro lado, y para finalizar, debemos prestar atención a la calle... Qué digo! Debemos estar en la calle! Mientras se siguen escuchando en boca de responsables de la izquierda frases del tipo "esa no es nuestra gente", "es un movimiento que se creó para desalojarnos del gobierno", o "no tienen ni idea", 8 de cada 10 votantes socialistas, coinciden con los objetivos que plantea el movimiento 15-M. Pienso que debemos ser capaces de liderar a la sociedad, se encuentre ésta donde se encuentre, en las fábricas, en las instituciones o en la calle. Porque o la lidera la socialdemocracia, o corremos el riesgo de que sea liderada por el populismo.


Artículo publicado en Diario Noticias (21.05.12)