sábado, 3 de diciembre de 2011

Reflexión 2

Entrando en el terreno vasco, colocaré los datos de 4 procesos electorales de la última década, para luego comentar.

1999 forales: PNV-EA 401.000; EH 228.000; PP 220.000; PSE-EE 212.000; IU 53.000.

2000 generales: PNV 347.000; PP 323.000; PSE-EE 266.000; EA 86.000; EH abstención (+-222.000); IU 62.000.

2011 forales: PNV 333.000; BILDU 273.000; PSE-EE 180.000; PP 154.000; ARALAR 37.000; IU 35.000.

2011 generales:PNV 323.000; AMAIUR 284.000; PSE-EE 254.000; PP 210.000; IU 43.000; UPyD 20.000.


Pues bien, estos datos me llevan a señalar varias cosas. La primera es que en la antesala de la mayoría absoluta de Aznar (2000), el PP ganó al PSE-EE en las forales (1999). En las generales del 2000, el PP ganó al PSOE en los tres territorios y en las tres capitales. Esto es algo que no se produjo en las últimas elecciones forales, y tampoco el pasado 20-n, con una mayoría absoluta de Rajoy más aplastante que la de Aznar. El PSE-EE supera de largo al PP tanto en las forales, como en las generales.

Así pues, aunque los resultados han sido muy malos, es cierto que siempre hemos oscilado entre 4 y 6 diputados, así que estamos dentro de nuestra orquilla histórica (lo de 2008 fue, valga la redundancia, una excepción excepcional). Sin embargo, el PP parece que no acaba de entrar definitivamente en Euskadi. Nosotros tendremos que hacer nuestra reflexión, sin duda. Pero la que tiene que hacer el PP no es moco de pavo.

La segunda cosa que quería decir con los datos sobre la mesa es que la realidad es muy tozuda. La gente vota diferente en cada elección; unas veces ganan unos, otras veces otros. Euskadi es plural, y reconocerlo no es suficiente, el objetivo es que todos actuásemos conociendo esa realidad.

Además, convendría no extrapolar, ni confundir los términos. Es posible que en esta ocasión la ciudadanía vasca diera por amortizada la victoria del PP y que, por tanto, hayan sido más permeables a la necesidad de participar en la batalla por la hegemonía del nacionalismo. Probablemente no haya habido muchos votantes de autonómicas del PNV que en esta ocasión nos hayan votado a nosotros.

La tercera cosa es que es cierto que de los 18 parlamentarios vascos, 11 son abertzales y 7 autonomistas o constitucionalistas. No es la primera vez que ganan los abertzales unas elecciones generales. De hecho, si tomamos en cuenta la proyección de voto de EH, esto ya ocurrió en 2000.

De cualquier modo, la cuenta se puede hacer de otra forma: 10 diputados de izquierdas, 8 de derechas. Así que tenemos campo para trabajar.

Y la cuarta cosa, es que se consolida lo que siempre supimos (quisimos) que iba a pasar: vamos a un escenario con cuatro grandes corrientes ideológicas o partidos. Ojalá que en el futuro el debate sea básicamente izquierda-derecha en libertad.

Es evidente es que en Euskadi se ha clarificado el mapa de partidos. Esperemos que esto traiga consigo también claridad en los planteamientos, especialmente de algún partido que nunca acaba de decir si prefiere el monte o la moqueta. La contienda de cara a las autonómicas se prevé apasionante en este terreno. Y creo que tenemos mucho, mucho terreno que recorrer.

4 comentarios:

Iñigo Arévalo dijo...

El enfoque de Oscar es totalmente correcto. La aritmética no falla: ¡Euskadi es de Izquierdas¡ .Tenemos que resituarnos en el nuevo “mercado vasco”. Debemos ser absolutamente prácticos, y nuestro objetivo no debe ser otro que mantener a nuestros clientes (votantes) y pescar en nuestras aguas .Es ahí en donde podemos repescar a clientes insatisfechos (que han votado a otra alternativa de Izquierda, con sus peculiaridades, pero de Izquierda) y a los que no se acercaron a votar (abstencionistas).Qué probabilidades hay de que un votante del PNV vote al PSE-EE .No nos engañemos, escasas por no decir nulas .Lo mismo sucede con un votante del PP. Por lo tanto, creo que nuestro mercado potencial sigue estando en el votante de Izquierdas. A partir de ahí, habrá que redefinir nuestra estrategia .La falta de experiencia y su nula gestión, irá mermando y debilitando a Bildu, Amaiur, o como quieran terminar llamándose. El PNV nos hará el “trabajo sucio”, pues les considera su rival directo. Y nuestra estrategia (por definir aún) pasaría por defender y poner en valor nuestra “marca de la casa”, Patxi López, defender nuestra Gestión al frente del Gobierno Vasco (que es perfectamente defendible) y por vender Ilusión y futuro desde la base de los nuevos cimientos que los socialistas vascos hemos implantado en nuestra sociedad. Construyendo una sociedad vasca más cohesionada, sin frentismos y con cuotas de paz y de libertad, hasta ahora desconocidas por los vascos y vascas .La cuenta atrás ha comenzado .Debemos comenzar a trabajar con ahínco por nuestro futuro.

Mikel dijo...

Óscar:
¿la simplificación que haces al final no es demasiado "simple"?
Creo que enfrentar a izquierdas y a derechas cuando de fondo hay otro problema como que hay gente que quiere que "Euskal Herria" sea independiente (realmente no sabemos cuántos son)es demasiado simple, porque siempre va a haber esos dos bandos como tu bien dices, uno autonomista y otro abertzale/independentista/nacionalista.

Sinceramente, tú crees que todos los votantes del PNV estarían a favor de la independencia en un escenario de autodeterminación? y crees que habrá votantes del PSE que votarían favor de la independencia?
Dicho de otra manera, a nivel global, ¿el PSE cómo se posicionaría ante el derecho a decidir?
Que conste que no soy independentista, es más, soy potencial votante vuestro, pero creo que cuando se llega a una realidad tan clara, poco a poco más normalizada donde la mayoría de la sociedad vasca estaría a favor de la independencia, qué argumentaría el PSE frente a ello? Sé que es una respuesta complicada... pero creo que cuando el pueblo habla nos guste o no, habrá que escucharlo. Además ahora que ETA no existe, creo que estos temas deberían empezar a plantearse con total normalidad. Por último, recordarte que en tu partido, PSE-EE está integrado Euskadiko Ezkerra, que fue un partido de izquierdas vasquista/nacionalista, entonces, cuál sería vuestra posición?

(perdón por la chapa)

Anónimo dijo...

Pues nada, después del ostión de espanto que nos hemos pegado, en parte por el rodillo pepero, en parte por la inutilidad manifiesta del Gobierno Vasco, vamos a ver si maquillamos el tema trasladandolo a un "izquierdas" frente a "derechas". La cosa es darle 28 vueltas a la tortilla, a ver si en alguna de estas podemos ver algo objetivamente positivo para el PSOE, partido perdedor en Euskadi y en España. Vuestra autocrítica al poder. Además, intentar arrogarse el titulo de "izquierdas" tratandose del PSOE es ridiculo.

Óscar Rodríguez Vaz dijo...

Gracias Iñigo, yo creo q hay mucho terreno ahí, aunque tambien es verdad q hace falta tiempo, la vida ha sido muy dura en las ultimas décadas, y eso ha abierto heridas q tardaran en cerrarse.

Mikel, gracias tambien y d chapa nada. Claro q tendremos q plantearnos esos debates, pero ya t adelanto q nosotros ni estamos, ni vamos a estar en posiciones independentistas. Y creo q si no sabemos cuantas personas respaldan esa idea en Euskadi es precisamente pq ha habido un partido -uno solo- q se ha movido en la ambigüedad en los últimos treinta años. Confió en q con la clarificación del mapa político, llegue tambien la claridad en los planteamientos a ese respecto. Seguimos.