lunes, 12 de septiembre de 2011

Terminó el verano

Para mí el verano termina cuando empiezo a ser incapaz de leer sistemáticamente los libros que me da la gana y comienzo a llevar a la cama informes del curro o (lo que es aún peor) los periódicos que no me ha dado tiempo a ver por la mañana.

Pues bien, esta semana ha terminado el verano para mí.

Estos son los 4 que me leí en agosto. Ya, ya sé que no están muy lejos de las tareas a las que me dedico, pero lo cierto es que los leí por placer y disfruté mucho con los 4. Están llenos de perlas, pero resaltaré una por libro:
- del de Judt (la biblia socialdemócrata de los últimos meses), una frase de la página 151: "Necesitamos personas que hagan una virtud de oponerse a la opinión mayoritaria. Una democracia de consenso permanente no será una democracia durante mucho tiempo".
- del de Zaldua, es bueno (y sobre todo breve, lo que agradecemos los "euskaldunberris") el cuento de la contraportada.
- del "Haserretu zaitezte!" de Hessel, otra frase: "Gazteei hau esaten diet: erreparatu zuen inguruari, han aurkituko dituzue eta zuen haserrea justifikatzen duten aferak, zer tratu ematen zaien etorkinei (...). Egoera konkretuak aurkituko dituzue, eta horiek herritar-ekinbide indartsu bati ekitera eramango zaituztete".
- y del último de Hessel, el título completo: "Comprometeos! Ya no basta con indignarse".

Quien no los haya leído aún, que se anime.

1 comentario:

Carlos Gorostiza dijo...

A quien se le ocurre llevarse los periódicos a la cama! El café y la prensa se toman por la mañana, si acaso durante la mañana pero el cuerpo necesita descansar y la ingesta de tóxicos hay que eliminarla a partir de la tarde. Te lo digo por tu bien y el de los tuyos, jajajaja