viernes, 19 de noviembre de 2010

Menuda oposición!

He llegado al Pleno, he escuchado al lehendakari contestar a Joseba Egibar y me he dicho: coño, ésto hay que mirarlo. Y me he puesto a mirar...

El portavoz del PNV llevaba hasta el día de hoy, cinco meses sin formular una sola pregunta o interpelación al lehendakari. La última fue en junio, para preguntar al lehendakari por las declaraciones que por aquel entonces hizo Eguiguren. Y esa pregunta, de tanto interés para la ciudadanía vasca y su Gobierno, la formuló tras cuatro meses en el dique seco, puesto que la anterior la había hecho en febrero. La de hoy ha sido también sobre un tema que trae de cabeza a los vascos: las declaraciones de Felipe González a El País hace diecinueve días. En resumen, en nueve meses, tres cuestiones al lehendakari por parte del "jefe" de la oposición, y ninguna de ellas sobre cualquiera de los temas prioritarios de preocupaciónd de la sociedad vasca (según los estudios).

Con semejante bajage - me he dicho yo - seguro que, si no Egibar, algún otro parlametnario jeltzale habrá preguntado sobre algún tema importante al lehendakari! Y, efectivamente, he encontrado la última pregunta que le formuló el primer partido de la oposición (que decía que gobernaría Euskadi desde ese lugar) hace aproximadamente un mes. Mientras EA, EB o ALARAR preguntaban en esa misma sesión por las políticas activas de empleo, el desarrollo del autogobierno o la paz, el tema que eligió el PNV, vital para nuestro desarrollo futuro, fue el clembuterol. Sí, sí, en serio.

Conclusión: Tenemos una oposición en el Parlamento que dice que su único objetivo es defender los intereses de los vascos, aunque lo que ocurre es que confunden los intereses de los vascos con los suyos propios. Bueno, con los de una parte de los suyos, porque dudo yo que los intereses de muchísimos votantes del PNV coincidan con los de Egibar. O sí.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Qué más da lo que haga Egibar o no haga? El PNV está decidido a destruir al Gobierno. A ello se dedican los 40.000 afiliados que día sí y día también dedican afectuosos insultos al lehendakari, al gobierno y al partido socialista...

Pretender que la impresentable actuación de Egibar va a ser denunciada por la impactante tendenciosidad de Deia o por estos mismos que llenan la red de insultos es imposible. Más imposible es que el partidismo que agarrota al país tenga solución.

Y encima, sale el presidente del Gobierno y agradece al PNV en la tribuna su "apoyo" a las cuentas del Estado. Cuentas envenenadas, añadiría...

En fin, nadie dijo que fuera a ser fácil. Pero tampoco tan difícil.

Óscar Rodríguez Vaz dijo...

Ya escampará, ya. Lo mejor está por venir.