sábado, 20 de noviembre de 2010

Luz verde a la transparencia

La presunta trama de corrupción y espionaje conocida popularmente como 'caso Miñano' ha llegado por fin al Parlamento vasco. Se trata, como es sabido, de contrataciones públicas presuntamente irregulares adjudicadas a empresas ligadas a cargos y dirigentes destacados del PNV. Hablamos de irregularidades en las que, cuando menos, estarían implicados responsables de los departamentos de Interior y Cultura del Gobierno vasco y de la Red de Parques Tecnológicos. Y hablamos de acusaciones tan serias como cohecho, tráfico de influencias, blanqueo de capitales, alteración de precios en concurso o falsedad documental o prevaricación. Y hablamos también, y sobre todo, de que funcionarios públicos habrían espiado a ciudadanos vascos.

Los presuntos delitos, que están siendo investigados en el ámbito judicial, afectan de tal modo a la vida política que deben ser también investigados en el ámbito político. Y qué mejor que la institución representativa por excelencia, el Parlamento, tenga entre sus objetivos sanear la vida pública en Euskadi. Máxime cuando se ve afectada por acontecimientos nada edificantes que desmoralizan a la ciudadanía y que, en la misma medida, irritan a quienes estamos empeñados en defender la dignidad del más noble de los oficios. A quienes trabajamos, día a día, para acortar la distancia entre representantes y representados. A quienes ejercemos nuestras responsabilidades públicas y partidarias con honradez, que somos la inmensa mayoría de quienes nos dedicamos a la política.

Precisamente, al objeto de que no se extienda una sucia cortina...
para seguir leyendo pincha aquí

otra opinión en elcorreo.com y + info en elpais.com, socialistasvascos.com y elcorreo.com

3 comentarios:

Íñigo dijo...

Zorionak por el artículo. Realmente causa pasmo que tamaño escándalo no afecte casi nada a la credibilidad de la dirigencia del PNV. Al contrario, la red se llena de insultos injustísimos al PSE-EE, mientras el PNV se va de rositas. Es muy injusto.

Tenéis que ser duros en este caso. Del mismo modo que el PNV os atiza día sí y día también, tenéis que ser inflexibles con este asunto. No sólo por la transparencia, sino para que el PNV no se vaya de rositas en un asunto del que no deben desentenderse.

Anónimo dijo...

A mí me parece estupendo que si alguien ha robado vaya al trullo de cabeza. Me permito realizar un par de incisos:
(a)lo de la "dignidad del más noble de los oficios"...en fin, me entra la risa ¿es más noble el trabajo de un político que el del que se pasa la vida trabajando a turnos en una acería? Venga ya! Te traslado una propuesta que escuché el otro día para que sólo ejerza "el más noble de los oficios" quién realmente quiere aportar algo (y no personajes sin oficio ni beneficio que, en el mejor de los casos, aportan poco o nada): Dar una excedencia en sus correspondientes trabajos a los cargos electos y que perciban el mismo salario que tenían antes de ser políticos.
(b) Sinceramente, no estoy muy ducho en los engranajes internos de las comisiones parlamentarias, pero me surge una duda ¿si los supuestos delitos está siendo investigados por un tribunal se podría alcanzar una conclusión diferente en cada investigación? ¿no se están solapando?
(c) ¿para cuándo un comentario sobre el Sahara?

Un saludo,
Juan Mari

Óscar Rodríguez Vaz dijo...

Gracias Íñigo.

Juan Mari, me parece el más noble de los oficios, con respeto a todos los demás, porque se trata de defender el interés público. Ese es el origen de la política y es lo que yo trato de defender de la mejor forma que sé. Creo que la mayoría de quienes nos dedicamos a esto lo hacemos, cosa diferente es que nuestra ideología nos lleva a diferentes interpretaciones sobre lo que es y debe ser el interés público. Y ahí reside el sistema democrático, en que la sociedad pueda elegir entre diferentes opciones de defensa o interpretación del interés público. Me parece un oficio muy noble el que me dices, como cualquier otro, insisto. No procedo precísamente de la nobleza, como para ponerme por encima de los currelas; me siento un currela.

Sobre la propuesta, pues es una opción. No sé si eso dignificaría la política, la verdad. Debes saber (si no lo sabes ya), que no todo es como parece o se dice. Te aseguro que yo me siento muy bien pagado, pero, por ejemplo, no tenemos derecho a desempleo al abandonar el Parlamento o no tenemos permiso por paternidad o por enfermedad, puesto que nuestro voto es indelegable. Tampoco me parece que el Presidente del Gobierno esté muy bien pagado, precísamente. No sé, podemos seguir discutiendo y quizás lleguemos a algo.

Respecto de la simultaneidad de investigación parlamentaria e investigación judicial, decirte que el Parlamento informará al Poder Judicial de la investigación que va a emprender y se someterá a su criterio en cuanto a limitaciones. Esto es, lo que investiguemos, las comparecencias que pidamos y la información que recabemos tendrá como única limitación lo que nos indique el Judicial. Así funciona el sistema y hay precedentes: por ejemplo, la investigación del caso Balenciaga la legislatura pasada. Sin problema, cada una tiene su camino y su objeto: la judicial determinar "culpables" y la parlamentaria determinar "responsables". Grosso modo, vaya.

Respecto del Sáhara, esta mañana colgaré un comentario que toca el asunto de forma colateral. No obstante, me sentí bastante cómodo con lo que dijo el presidente en la entrevista del domingo en El País: http://www.elpais.com/articulo/espana/Convocare/25/grandes/empresas/pais/acelerar/recuperacion/elpepinac/20101121elpepinac_1/Tes. Pero te advierto que no soy un experto en la materia.

Finalmente, disculpas a ambos, la verdad es que no había visto los comentarios hasta ahora...