viernes, 16 de abril de 2010

Constant, el Parlamento, los papeles y la política

Napoleón encomendó a Benjamin Constant, cabeza visible de los liberales republicanos, la redacción de la carta magna llamada La Benjamine, (...) Huelga decir que no se llegó a aplicar pero ahí está el texto del cual extraigo un artículo para esta irreverente reflexión sobre nuestra clase política. Rezaba en su artículo nº 26: "Ningún discurso escrito, salvo los informes de las comisiones y las ponencias de los ministros sobre las leyes que se presenten y las cuentas que sobre ellas se hagan, podrá ser leído en ninguna de las Cámaras". (...) Decía Constant que había observado en la vida pública que normalmente los oradores en una asamblea, obligados a hablar abundantemente y sin papeles, aunque sus preferencias fueran dirigidas hacia otro tipo de argumentación su predecesor le podía llevar a amalgamar las ideas con las suyas, provocándole un auténtico dilema. Y que de ese contraste continuo de ideas surgían las reformas sólidas, desde el mestizaje y el acuerdo. Y que, por el contrario, cuando los oradores se limitaban a leer lo redactado en los conciliábulos de sus despachos, ya no discutían, sino amplificaban; ya no escuchaban nada y a nadie, sino que aguardaban que la tribuna se liberase de su predecesor para ocuparla y leer su escrito ante un auditorio transformado en caja de resonancia. Los oradores se prodigaban sin que sus ideas se encontrasen con las de los siguientes, como dos ejércitos que desfilan en sentido opuesto, sin roce alguno, por temor a apartarse de la senda marcial trazada de antemano. Constant lamentaba que las instituciones estuvieran repletas de políticos aguardando su turno de palabra para unos minutos de gloria, a la espera de que algún acontecimiento los catapulte a la posteridad, asociando sus nombres con algún acontecimiento nacional de cierta relevancia.

Quería utilizar esta reflexión (que es el extracto de un interesante artículo de opiníon de José Luis Gómez), para decir que creo que la preocupación de Constant es compartida por muchas parlamentarias y parlamentarios. No sé si lo de subir a la tribuna sin papeles haría que fuéramos más flexibles, que alcanzásemos más acuerdos y que, en definitiva, el Parlamento sirviese para lo que fue creado (para parlamentar). Pero lo cierto es que somos unos cuantos los que, a veces, nos preguntamos para qué sirven los eternos debates en la Cámara, cuando antes de empezarlos todos sabemos con el 99% de certeza cuál va a ser el resultado final de la votación.

Desde luego, lo de llevar escrita la intervención inicial y, sobre todo, llevar escrita la réplica (como ocurre en no pocas ocasiones), no hace pensar que el parlamentario tenga intención de escuchar los argumentos del adversario. Además, el hacerlo de esta forma, le evita a uno el disgusto al que le puede someter su propia bancada por ser "blando", por "no tener las cosas claras" o, sencillamente, por cometer el delito de ser demasiado "flexible". En fin, en los tiempos que corren, parece que lo mejor es mantener prietas las filas!

No sé si tendrá mucho que ver lo descrito con el hecho de que "la política y los políticos" seamos percibidos como el tercer problema para la sociedad...(según las dos últimas series del Centro de Investigaciones Sociológicas). Me produce tristeza ver tantos colores en la foto del Ágora griega, al tiempo que en la foto de nuestras Cortes Generales sólo aparezcan el blanco y el negro, a pesar de los milenios que se interponen entre ambas fotos. Hay muchas cosas que cambiar, porque yo sigo pensando que la política es un oficio muy noble, el más noble de los oficios. Y creo el cambio es posible.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Me agrada muchísimo el interés de Oscar Rodríguez, y la verdad que me sorprende poco, su reflexión sobre mí el artículo de opinión Políticos sin papeles. Este joven político socialista vasco es de los más preparados y preocupados por el debate de ideas de la factoría PSE-EE.

Hace unos días a Esozi Leturiondo, compañera tuya del Parlamento Vasco que me contestaba en los mismos términos que tu le decía “tu comentario me da mucha esperanza porque quiere decir que estáis en política algunas gentes que sois conscientes de la situación. Y terminareis contaminando a los demás que algo hay que hacer. Para mi una de las claves es que los partidos se abran y dejen de ser esas camarillas endogamicas en lo que se han convertido todos. ¿Hoy por hoy que atractivo tienen para las nuevas generaciones? Pero si te fijas bien es todo lo que está patas arriba. La justicia no esta mejor, la prensa, el machismo. Mario Onaindia cuantas veces decía que estas cosas con 20/30 años más de democracia irían normalizándose. A ver si cuando nos juntemos con él le podamos decir que su profecía se cumplió.”

Oscar en el ámbito de lo político os queda una misión impresionante por realizar que no es otra cosa que devolver la confianza, a los ciudadanos, en los partidos políticos. La persistencia del terrorismo de ETA hace muy difícil la tarea. Llevo años diciendo que los estragos de ETA no son solo sus victimas humanas .Ademas de ello han deteriorado el funcionamiento de la democracia, han pervertido el juego entre poderes, han condicionado los reflejos de la sociedad. Y todo eso costará muchísimo regenerarlo.

Animo y cuídate

José luís Gómez llanos

Will dijo...

"la política es un oficio muy noble, el más noble de los oficios"
La pena es que muchos se empeñan en manchar esta profesión, tanto desde el interior como desde el exterior.

Gran reflexión Óscar, me ha gustado mucho.

Ahí va una crítica a los nacionalismos:

http://malacarnebuenasalsa.blogspot.com/2010/04/la-nacion-apesta.html

Salu2

Carlos Gorostiza dijo...

No te olvides de señalar que a menudo la oratoria no va dirigida al adversario, ni tampoco a los propios sino a los medios que en demasiadas ocasiones han renunciado a su labor de contrapeso democrático para buscar sin más el espectáculo.
Pero tomo nota de eso de romper la senda marcial....jefe.

Óscar Rodríguez Vaz dijo...

Eh, eh, no te me desmelenes...

Anónimo dijo...

Para Carlos Gorostiza.

Lo esencial de todo esto, no es el articulo , ni su autor, ni si dice esto o lo otro , sino que Oscar Rodríguez , parlamentario como tu , lo cuelgue en su blog, y que además se lo haya leído, y por si eso fuera poco lo ha analizado y muy bien. Eso es lo importante Este chaval, que me permita la familiaridad de la expresión, se cuestiona su papel y se inquieta por como la ciudadanía percibe a los políticos .Si hubiera muchos como el, Carlos, igual no estaríamos ahora aquí y ahora tu y yo contando estas cosas.

A ti algo te ha tenido que llegar el tema para que estés aquí, aunque sea de un modo más introvertido.

Quiero decir con esto que te sitúas de un modo algo mas a la defensiva. (Eso de defender siempre a los jefes, tampoco lleva a ningún sitio). En política hay que estar para molestar, inclusive en el seno de tu propio partido. Fíjate en Oscar con que sutileza lo hace. Y es de agradecer.

Y que no se te olvide que me debes un café en Vitoria

Un abrazo.

José Luis Gómez Llanos.

Carlos Gorostiza dijo...

José Luis, entiéndeme, no solo no temo molestar sino que lo hago, deliberadamente, a los grandes señores de hoy, a los realmente poderosos, a quienes nunca aceptan sus defectos, a quienes se dicen árbitros pero solo son hooligans, a quienes ni siquiera hacen bromas de sí, como hacemos los políticos. Y esos no son otros que los grandes medios de comunicación.

Anónimo dijo...

Para Carlos Gorostiza

Realmente la lista de poderosos puede ser muy larga Carlos, los medios ciertamente, la banca, la iglesia, etc. y los grandes partidos, sus cúpulas. Y en esto algo tienes que opinar puesto que tú militas en uno de esos grandes partidos de gobierno. Se trata de ver como cambian las cosas en el seno de tu propio partido que es hasta donde puedes llegar.
Por otro lado existen complicidades entre grandes partidos y grandes medios de comunicación eso no lo puedes negar. Para que veas que las cosas no son buenos o malos en ese aspecto si que veo seguidísimo por parte de las nuevas generaciones de políticos, por inercia, arrivismo, ignorancia o no sé porque. Decía solo que me parecía que Oscar, tampoco quiero personalizar demasiado, era un tipo inquieto, que tiene pasión por las ideas y que hace honor a la política tal y como yo la entiendo. Habrá más, incluido tu porqué no. Pero eso lo tendrás que demostrar. Algunos ya lo hacen .En los partidos se ve mucho bulto y contadas personas y eso es así, y no quiero faltar a nadie
Pregunta para ti Carlos ¿Estas satisfecho con la forma de desenvolvimiento de la clase política actual? ¿Tu función como político, estás satisfecho de cómo cumples esa tarea?
¿Estas correctamente evaluado?

Ese debate me interesa… y sobre todo con un tono amable, porque te diré por si no lo sabes yo no tengo nada que ver con los medios de comunicación. Intervengo en ellos y nada más.Y dios me libre.

Un abrazo

José Luis Gómez Llanos