viernes, 31 de octubre de 2008

Impuestos, Municipios.

Vale, la Izquierda lo tiene mejor que nunca. La burbuja de la globalización neo-liberal se está pinchando y los brokers de gafas afiladas salen despavoridos a pedir dinero a la administración pública.

La exuberancia financiera es como aquella irreflexiva ofensiva que cuando se quiso dar cuenta tenía la retaguardia y los suministros a 300 km. de líneas enemigas; habían ido muy lejos, pero eso no significaba que habían perdido la guerra.

No nos engañemos, el capitalismo neo-liberal puede estar pasando un mal rato pero no va a acabar en el cubo de la basura de la Historia, como el comunismo. Superará la crisis y será -tal vez- más regulada y seguro que más fuerte.

De hecho, las políticas fiscales neo-liberales que se llevan imponiendo desde 1973 mantienen su influjo sobre los gobiernos de Izquierda. Izquierda que aún no se han podido sacudir los complejos ocasionados por la propaganda neo-liberal de que los impuestos son malos, los servicios públicos se gestionan mal y son ineficaces, y la administración "per se" es ladrona.

A modo de ejemplo, en los debates sobre ordenanzas fiscales e impuestos municipales de las ciudades vascas todos los partidos (la Izquierda no ha sido ajena) han competido sobre quién subía menos (o incluso bajaba¡¡) la fiscalidad.

Nadie está libre de pecado ni en Vitoria-Gasteiz, ni en San Sebastián, ni en Bilbao, ni en Pamplona (ni Logroño, Burgos, Santander...). Subidas del 4 % se hacen con timidez, miedo o nocturnidad; sí, subir 0,90 € el bono anual de las piscinas municipales ó 0,02 € el viaje con el bonobús se perciben por la opinión pública y publicada como un retroceso económico inasumible para las familias.

¿Cómo se puede rebatir el argumento de que "las familias están pasándolo peor que nunca y no se les puede subir los impuestos"? No, no se puede. Mientras tanto, un ejemplo: una familia vitoriana paga al año 45 € para que le recojan la basura, tenga recogida neumática, plantas de reciclaje y calles limpias a diario... 45 €¡¡¡ Una subida anual del 3 % (el precio de un café) se presenta como una gesta política de proporciones épicas.

Porque nunca es el momento de dar el valor adecuado a los servicios públicos. Si es tiempo de bonanza y hay dinero de sobra no son necesarios los impuestos; si es tiempo de crisis porque no se puede aumentar la presión fiscal.

Conclusión: a pesar de que las familias no sienten que sus bolsillos se llenen (el problema no son los impuestos, son los salarios), los servicios públicos empeoran a ojos vista; mientras que los que más tienen pueden permitirse los servicios privados que la administración no puede prestar para el resto de la ciudadanía.

La verdad que para estar el sistema en crisis, nos tienen bien cogidos.

6 comentarios:

Óscar Rodríguez Vaz dijo...

Bienvenido a esta tu casa. Ahora bien, vaya paliza que has pega"o" pa´ empezar, eh?

Nos vemos luego.

Anónimo dijo...

En Vitoria Gasteiz, los impuestos para un matrimonio jubilado (cualquier familia con piso y coche) suponen casi 800 euros anuales (780-800), sin ninguna bonificación.
Ese matrimonio (joven, jubilados, separada con hijos a su cargo etc), cobra al mes menos de lo que tiene que pagar: ¿pide un préstamo para poder pagar porque tiene las calles limpias, buzones, etc.?
Gracias por tener unos impuestos tan bajos para todos, que algunos/as no llegan para comer el mes que toca pagar 400 euros de IBI, 60 de I circulación, etc etc. Gracias por ahogarnos poco a poco pues.. sabemos que estamos en crisis.
Algunos no podemos tomarnos ni un café al día) Hay que mirarle a esos 50 euros mensuales que tenemos que acumular para pagar impuestos y tasas municipales, pues tenemos que comer, pagar hipoteca, gasolina, seguros, luz, agua, teléfono, etc. y pagaros sueldos, luces en centros cívicos vacios, trenes de alta velocidad, vacaciones a Japón, ejercitos, reyes, etc
PD: si dudas del dato sobre los impuestos municipales, pregúntalo a Lazkoz y Gutierrez
PD2: si dudas que haya pensiones menores de menos de 800 euros, incluso aparece en el Correo del Dia 31 octubre en una señora que se le cae la casa.
¿de quién es el gobierno municipal de Vitoria? ¿es socialista, es obrero?

Óscar Rodríguez Vaz dijo...

Bueno Rucar, en líneas generales estoy de acuerdo contigo. Tú estarás de acuerdo conmigo en que no se puede generalizar. Mira EL PAÍS (Ed. País Vasco) de hoy:

"San Sebastián aprueba una fuerte subida de impuestos"

El Ayuntamiento de San Sebastián aprobó ayer subir por encima del IPC (el 4,9%) los impuestos de circulación (una media del 6,2%), las plusvalías (10%) y el de actividades económicas (6,7%), así como las tasas de saneamiento, basuras y grúas para hacer frente a la difícil situación financiera de las arcas municipales.

La delegada de Hacienda, la socialista Susana Corcuera, explicó que el encarecimiento de los precios públicos planteado por el equipo de gobierno (PSE-EB-Aralar) persigue lograr un equilibrio entre los ingresos públicos, los costes de los servicios y la reducción de la aportación foral, que en 2009 será 4,5 millones inferior, además de los 10,2 millones que deberá devolver a la Diputación por la caída de la recaudación tributaria en Guipúzcoa en este ejercicio.

El principal impuesto local, el de bienes inmuebles (IBI), aumenta un 4,9%, mientras que la tasa de basuras sube un 19,4% y la de saneamiento, un 14,4%. El servicio de la grúa aumenta un 15%, mientras que la tasa de agua crece sólo un 2,1%. El precio del billete ordinario del autobús urbano pasará de 1,20 euros a 1,30 y el bonobús subirá de 0,70 euros a 0,73 por cada viaje. El coste de la tarjeta de aparcamiento para residentes queda establecida en 50 euros, frente a los 40,8 euros de la actualidad."

Agur

Rucar dijo...

Hola

Gracias anónimo por tu comentario.

Puede resultar difícil de asumir, pero sin impuestos no se puede sostener un Estado (o ciudad) del Bienestar como el que tenemos.
Está demostrado que donde menos impuestos hay, peores servicios públicos se pueden disfrutar y esto también lo paga quien sólo puede acudir a la escuela, sanidad o seguridad pública.
La clave sería tener un sistema impositivo sólido que repercutiera sobre el que más tiene y que la mayoría de los impuestso fueran progresivos: que pague más quien más tiene.
Respecto al caso que comentas, realmente es preocupante pero en V-G disfrutamos (cada vez menos) de un buena red de asistencia que permite que el que menos tenga pague menos por servicios públicos municipales.
Dos datos: por cada 100 euros que pagamos en impuestos, sólo 8 van al Ayto. El resto va a (sobre todo)la Diputación y al Estado. Por contra el Ayto presta casi todos los servicios imaginables.
Respecto al IBI, V-G es la única ciudad de España que hace bonifiaciones en función de la renta. El IBI en V-G es un impuesto progresivo.Por ejemplo, en teoría una unidad familiar que ingrese unos 10.000 euros anuales, tiene una bonificación del -creo- 90-100 % de lo que cuesta el recibo.
De hecho, el 35 % de los recibos vitorianos del IBI tienen bonificaciones-descuentos en función de la renta. Lo que se paga de media en este 35 % de recibos bonificados está en torno a los 95 €, cuando el recibo podía ascender a los 300-400 €.

Saludos

leolo dijo...

Oscar, por favor, no hables en nombre de toda la izquierda. Hay gente de izquierda, entre las que me incluyo, que siempre hemos defendido una subida de impuestos, al menos, hasta el nivel de Escandinavia y el consiguiente Estado del Bienestar.

Te lo digo con todo el respeto. No pienses que la izquierda es el PSOE y punto.

Un saludo,

Óscar Rodríguez Vaz dijo...

Aupa Leolo,

El post lo firma RUCAR, no es mío... En cualquier caso, evidentemente comparto tu comentario, desgraciadamente las izquierdas siempre han estado desunidas.

Un abrazo.